Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Representantes de organizaciones sociales de Ayacucho consideran que la muerte de Alan García deja impune sus delitos.

La muerte del expresidente Alan García, quien se disparó una bala en la cabeza, en el momento en que se producía el allanamiento de su vivienda en la ciudad de Lima, ha conmocionado a todo el país. Por dicha razón, Noticias SER dialogó con representantes de diversas organizaciones sociales de Ayacucho, quienes sienten que con este hecho el expresidente ha evadido a la justicia.

 

Alina Morote, Presidenta de la Federación Provincial de Mujeres Indígenas de Huamanga

“Es lamentable, pero cuando ha estado en el gobierno y el poder, las familias han sufrido tanto como su familia, por los casos de violación de los derechos humanos. A veces se dice que el mundo da vueltas, por eso pienso que nuestros funcionarios y gobernantes deben de pensar de una manera humana. Es lamentable, seguro por la desesperación ha tomado esta decisión, de repente es culpable y sabía cuál era el proceso que se venía.

Zoila Gamboa, integrante de la Federación Regional de Mujeres Indígenas de Ayacucho

“Yo pienso que es responsable y se ha suicidado por no asumir la responsabilidad y, ese es el acto de un cobarde. Tomo la decisión por no aclarar las cosas, para no ser juzgado y no ir a prisión. Todos decían que era un líder, pero eso es mentira, no es un líder. Hay que recordar que estando en el gobierno maltrató a los trabajadores, porque no pertenecían a su partido. Alan ha hecho lo que ha querido a beneficio de las grandes empresas y de los poderes económicos, pero para la población no ha hecho casi nada. Todo lo que se va conociendo de Odebrecht, de la que presuntamente ha recibido dinero indigna a la población. Nadie ha querido que muera Alan, pero cobardemente ha hecho esto”.

Anival Cayo, integrante de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecido del Perú

“Es un acto de cobardía, porque con este hecho se siguen blindando los actos de corrupción que hay en el país, que son tremendos, porque ahí tenemos en el caso de violación derechos humanos, tenemos el tema de las obras. Lo que Mulder está manifestando no nos parece correcto, al margen del dolor de la familia. Al Perú no le debe doler, al contrario hoy se nos avecina la reforma de justicia, porque uno tiene que asumir las responsabilidades de sus actos como cualquier ciudadano en el Perú. Alan García ha tenido mucho para responder y nunca ha respondido y, finalmente ha silenciado la justicia. Alguna vez dije es el rey de la impunidad y termino siendo así.”