Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Contraloría detecta irregularidades en la adquisición y manejo de víveres para las canastas familiares en el distrito de Cajamarca

Foto: Municipalidad Provincial de Cajamarca

Ronald Ordóñez

La Gerencia Regional de Control de Cajamarca de la Contraloría General de la República emitió el Informe de Orientación de Oficio N° 1107-2020-CG/GRCA-SOO respecto a la adquisición y distribución de la canasta básica familiar por parte de la Municipalidad Provincial de Cajamarca en el marco de la emergencia sanitaria, detectando tres situaciones que afectan o podrían afectar la continuidad del proceso.

En primer lugar, el almacenamiento de los alimentos que se entregaron a las familias vulnerables fueron inicialmente depositados y manipulados sin el cuidado correspondiente por parte de la empresa contratista ganadora Fusion Karcer, lo que podría haber afectado la inocuidad de los alimentos. La municipalidad de Cajamarca dispuso la compra directa de 13,333 bolsas de alimentos, conteniendo cada una 5 kg de arroz, 1 kg de avena, 1 botella de aceite vegetal de 900ml, 6 latas de leche evaporada entera de 400gr, 4 latas de conserva de pescado de 170 gr, 2kg de arveja, 2kg de lenteja y 1.5kg de azúcar rubia; sin embargo, en la visita del equipo auditor se advirtió un tratamiento inadecuado de los productos: “Fueron depositados o manipulados en contacto directo con el suelo, pese a la humedad de los mismos, producto de las lluvias de la época; asimismo, se ha permitido que los sacos de alimentos sean utilizados como lugares de descanso por parte de las personas que se encontraban en dicho reciento”, se lee en el informe. 

El segundo punto se refiere a la calidad de los productos entregados por Fusion Karcer, en tanto que “no corresponden a los ofertados ni a lo requerido por la Municipalidad”. Específicamente se describe que la leche evaporada no cumplía el peso exigido (cada lata pesaba 395gr y no 400gr), así como la conserva de filete de caballa cuyos valores nutricionales fueron diferentes a la ofertado por la propia empresa seleccionada. Cabe indicar que mientras se hacía entrega de las bolsas de alimentos, la municipalidad dispuso la entrega complementaria de 6 latas de leche entera de 400gr a cada familia beneficiaria, en medio de cuestionamientos porque el producto que se entregó inicialmente era una mezcla láctea. De igual modo, en el informe se indica que el arroz, azúcar y avena no fueron entregados envasados a la contratista, sino a granel (en sacos), siendo manipulados para su entrega en bolsas lo que “implica no solo la intervención de mano de obra múltiple, que podría llevar a la contaminación de los alimentos, sino que además representa una inversión de tiempo adicional conllevando a la entrega inoportuna”, se detalla.

La tercera situación tiene que ver con la demora en la entrega de las bolsas de alimentos por parte de Fusion Karcer, incumpliendo las condiciones de plazo exigidas por la municipalidad. Al respecto, teniendo como referencia una serie de documentos entre la contratista y la municipalidad, la Contraloría señala que: “La entrega extemporánea de alimentos no solo revela un incumplimiento contractual, sino que además, pone en riesgo la atención oportuna de la población beneficiaria”.

En el informe se solicita al alcalde provincial que remita al Órgano de Control Institucional, el plan de acción con las medidas preventivas o correctivas para atender las situaciones adversas identificadas en un plazo de 5 días hábiles, que se cumplirían el próximo lunes 4 de mayo. En tanto, el día de ayer, en sesión de Concejo, se aprobó el procedimiento de contratación directa para la canasta básica de víveres a partir del marco normativo establecido y lo dispuesto por la Contraloría y la Presidencia del Consejo de Ministros, con lo que se pretende que no ocurran nuevos inconvenientes.