Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

DIRESA no otorga conformidad a adquisición de 60 mil pruebas rápidas ante observación de Contraloría

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Ronald Ordóñez

Hace algunos días, el gobierno regional de Cajamarca informó sobre la adquisición de 60 mil pruebas rápidas para diagnóstico de Covid-19 con un costo de más de 2 millones de soles. Sobre el asunto, la Contraloría General de la República desarrolló un control concurrente en la Dirección Regional de Salud (DIRESA) entre el 1 y 9 de mayo, cuyo periodo de evaluación abarcó hasta el 25 del mismo mes.

El trabajo de la Contraloría señala que el área usuaria de la DIRESA estableció especificaciones técnicas de las pruebas sin observar las características establecidas por el Instituto Nacional de Salud, “pudiendo afectar la finalidad pública de la contratación”. Asimismo, que el Órgano de Contrataciones seleccionó al proveedor sin que éste acreditara especificaciones técnicas exigidas por el área usuaria y aceptando como condición un lugar de entrega diferente al exigido, con la posibilidad de costos adicionales para la entidad.

Descargo de la DIRESA

Frente al hecho, que ha generado diversas reacciones en la opinión pública, funcionarios de la DIRESA, encabezados por su director, Pedro Cruzado, brindaron una conferencia de prensa este martes. Inicialmente, Cruzado manifestó que desde la DIRESA se ha estado buscando la conformidad de las pruebas por parte del Instituto Nacional de Salud, la misma que fue comunicada formalmente el lunes 8 de junio indicándose que la adquisición no pasó el control de calidad y por lo tanto no es conforme. Ante la situación, se ha solicitado al proveedor que cambie el lote de pruebas o caso contrario, se rescindirá el contrato: “Vamos a proceder a no dar la conformidad al producto, por lo tanto no se ha ejecutado la adquisición o compra de las pruebas rápidas. Ya le corresponde al Órgano de Contrataciones realizar los trámites administrativos como el cambio de lote o cambio de proveedor y eso involucra a otros trámites”, señaló.

En tal sentido, deslindó de alguna irregularidad durante este proceso -tal como se ha venido difundiendo en algunos medios de prensa locales- porque la adquisición no ha sido ejecutada. Igualmente, dijo que la empresa proveedora es la misma que vende al Ministerio de Salud y que se entiende que cumple con los estándares y requisitos establecidos: “En los hechos advertidos por la Contraloría no se menciona irregularidades sino son recomendaciones para mejorar los procesos de compra. No tenemos ningún conflicto de interés y en la DIRESA estamos cautelando el interés económico de la institución y el interés de poner pruebas de calidad. Al no tener calidad, no se las compra. Esas compras no van, las pruebas tienen que ser devueltas, pero me indigna que saquen en titulares como si nosotros fuéramos corruptos”, añadió.

Considerando que no se ha adquirido el lote de pruebas rápidas, el funcionario de salud aseguró que el stock con el que se cuenta será redistribuido para abarcar de manera adecuada a las 13 provincias de la región, hasta que finalmente se cuenten con las 60 mil pruebas.