Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fotógrafo documental, interesado en construcción de archivo fotográfico, género, migraciones, informalidad, educación y desigualdad social.

Elías Cacho: “Es muy importante considerar la cultura y las tradiciones a la hora de pensar en un servicio público”

Foto: Familias de Chota se dirigen a sus comunidades, más del 70% de la población de Cajamarca vive en el campo ©Luisenrrique Becerra | Asociación SER.

El Foro Salud Cajamarca es un grupo de la sociedad civil, en el 2015 realizó un seguimiento al Hospital Regional en Cajamarca y se enfocaron en la calidad de atención de la salud reproductiva. La vigilancia se dio durante una semana y en las entrevistas que realizaron concluyeron que las mujeres del campo tenían un grave problema: eran discriminadas por su forma de vestir, hablar y no “entender” el sistema de salud.  “Los hacían esperar mucho y no los ayudaban para realizar sus trámites, el personal de salud no les explicaba con paciencia o no se cercioraba de que entiendan los procedimientos médicos después de las consultas con los especialistas”, explica Elías Cacho, coordinador regional de Foro Salud de Cajamarca.

Luego el Foro se contactó con el hospital, organizó conversatorios, tuve una reunión con la municipalidad y finalmente presentaron el caso en un foro nacional en Lima y se concluyó la idea de generar un enfoque de salud intercultural que finalmente este año se ha incluido en el plan regional de salud de Cajamarca, a pesar de que existen documentos de enfoque intercultural en salud desde el 2013. Elías Cacho señala que: “Luego de esta vigilancia nos hemos dado cuenta que es muy importante considerar la cultura y las tradiciones a la hora de pensar en un servicio público. Ahora toca hacer vigilancia para que se cumpla”.

Más del 70% de la población de Cajamarca vive en el campo “pero el enfoque de salud pública es muy urbano” critica el coordinador del Foro. El personal médico debería conocer cómo las mujeres conciben su cuerpo en el embarazo, su cosmovisión alrededor de la idea de tener un hijo. “Al esposo no se le deja entrar a la sala de operaciones, pero en las comunidades cuando las mujeres dan a luz con las parteras el hombre está presente, el personal no conoce las plantas medicinales, su espiritualidad, el idioma quechua, el uso del huevo o cuy ni otras prácticas; entonces cuando los pacientes del campo conversan con el doctor, este le dice que eso no existe y que no los entiende, si los entendería el servicio de salud podría ayudar realmente a los ciudadanos cajamarquinos que viven en el campo” relata Cacho.  

En el 2015 la oficina de la gestión de la calidad estaba en el sótano del Hospital Regional y este no es un lugar visible, luego de numerosas conversaciones entre el Foro y dicha oficina, esta se colocó en la entrada del Hospital. Dicha oficina es muy importante porque permite que los usuarios de salud pública puedan hacer preguntas sobre el funcionamiento del sistema de salud además en este lugar se encuentra el libro de reclamaciones.

Elías Cacho afirma que el hospital está haciendo un esfuerzo para mejorar esta situación, pero la oficina de gestión de la calidad no tiene la logística necesaria para atender a tantos pacientes. La institución ha dado mayor acceso a espacios de consejería para el público, “pero hay muchos temas en los que se tienen que trabajar como por ejemplo el simple hecho de conocer el hospital, guiar a algunos pacientes a los consultorios, y que exista personal para que cumpla esta labor. Las personas del campo, muchas veces no conocen sus derechos. Sobre todo, El personal médico y administrativo debería entender que el paciente no es solo una persona que tiene un problema físico sino también emocional que lo afecta a él y a su familia” señala el coordinador.

No es difícil pensar un enfoque intercultural de los servicios públicos en él Perú lo que sucede es que requiere un esfuerzo especial, mucha voluntad política y un cambio en la mentalidad de los funcionarios a cargo.