Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

En Cajamarca consideran que cambio de ministros expresa desgaste del gobierno

La crisis ministerial reciente ha generado reacciones inmediatas en Cajamarca. Noticias SER recogió algunas, que se presentan a continuación:

Herico More Muñoz (Investigador del Observatorio de Vigilancia Ciudadana GOBIERNA): “Los hechos que ha provocado esta crisis ministerial no son aislados, sino que tienen un anclaje en otros que se han ido haciendo cada vez más notorios, todo ello en torno a la trama de corrupción del caso Lava Jato. Como toda crisis ha generado cambios forzados, que al parecer el Ejecutivo los ha querido disfrazar de una renovación, pero es un remiendo con el objetivo de que esta crisis no golpee al presidente y a la administración en su conjunto frente a la poca transparencia mostrada en los actos públicos. Definitivamente, los cambios no dan por cerrada la crisis, al contrario, queda abierta mientras el Ejecutivo no tenga un criterio común y un discurso claro frente al caso Lava Jato y la empresa brasileña”.

Teresa Santillán Valqui (Abogada y especialista en gestión pública): “Es evidente que no hay un mínimo de coordinación entre los ministros. Han cambiado a cuatro y dos de ellos cuestionados por reunirse con funcionarios de Odebrecht y Odebrech, significa corrupción. Esto no es algo bueno para el presidente que trabaja en base a la aprobación de la gente y las encuestas. La movida de cabezas obedece también a que se está buscando la confianza con este nuevo Congreso o con aquellas bancadas que han accedido a reunirse con el presidente. Veremos en el corto plazo la reacción y movidas políticas dentro del Congreso para saber si trabajarán en coordinación con el Ejecutivo, o serán un obstruccionismo democrático”.

Pedro Sánchez Legrás (Sociólogo, docente principal de la Universidad Nacional de Cajamarca y analista político): “El gobierno está experimentando un desgaste fuerte. No es el Parlamento que ha cuestionado ministros o ha buscado su censura, sino los propios ministros por sus actuaciones incorrectas y en un momento en el que en el país se está tomando como bandera principal la propuesta del presidente de luchar contra la corrupción, involucrándose con la empresa que es la principal responsable de los actos de corrupción. Son cambios de ministros que han tenido una presencia gris por otros que (quizá a excepción de Benavides, que ha manejado con acierto la SUNEDU), se los conoce muy poco. Creo que vamos a tener un gabinete débil y es un momento en el que se necesita tener un equipo bastante consolidado, sabiendo, además, las características que ha tenido la elección última”.