Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

En Cajamarca consideran que inscripción de Roque Benavides en el APRA expresa la debilidad del partido

Foto: Andina

Ronald Ordoñez

El empresario minero Roque Benavides se inscribió como militante del Partido Aprista Peruano y se presume que podría ser candidato en las elecciones del 2021, aunque a través de su cuenta de twitter, aseguró que no participará en el proceso electoral. Noticias SER recogió algunas reacciones en la ciudad de Cajamarca, sobre la decisión del empresario de involucrarse en la política nacional.

El político cajamarquino y ex gerente regional de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente, Sergio Sánchez Ibañez, manifestó que el derecho a participar en política les corresponde a todos los ciudadanos, pero respecto a Benavides, espera que su decisión no tenga que ver con los hechos recientes: “Cada persona tiene derecho a aspirar a presentarse a un puesto de elección democrática. En el caso de Roque Benavides, espero que su última afiliación y posible candidatura no tenga que ver con sus temas pendientes con la SUNAT y los recientes fallos del Tribunal Constitucional”, dijo.

Por su parte, el sociólogo y docente universitario, Vidal Chávez Cruzado, se refirió al aporte de Roque Benavides en el posicionamiento electoral que el APRA busca recuperar: “Se trata de una inscripción premeditada y con miras a las elecciones generales de 2021, tratando de revivir a un partido que ha caído a niveles de desaprobación casi invisibles. Sin embargo, ni los recursos económicos y la organicidad del APRA tradicional, harán que se posicione a los niveles esperados de un candidato porque es la materialización del poder económico y la industria extractiva en la política”, expresó.

En tanto, el analista político Pedro Sánchez Legrás, opinó que Roque Benavides se encuentra en su peor momento y su incursión en política puede servirle como excusa para argumentar –precisamente- ataques políticos. Además, su arribo al partido de la estrella tiene que ver con la ausencia de liderazgos en el APRA luego de la muerte de Alan García: “Hay que ser claros y señalar que el APRA está en una fase de crisis. Entonces, Benavides no solo va a representar la mejora de condiciones económicas del partido, sino revitalizarlo. Hay una complementariedad de intereses que están presentes y que son justamente los que han conducido a que haya llegado a un acuerdo con la dirigencia para inscribirse y encabezar la lista. Recordemos que el ex presidente García declaró que había conversado con el empresario para que integre la plancha presidencial cuando fue candidato, pero Benavides le había puesto como condición encabezar la lista. Si tenemos ese antecedente, ya sabemos quién será el candidato presidencial del APRA”, comentó.

Asimismo, la abogada y especialista en gestión pública, Teresa Santillán, considera que la intención de Benavides de participar en política es colocar a la actividad minera en el centro de la agenda nacional; asimismo, coincide en que el APRA tiene la necesidad de fortalecerse: “La CONFIEP quiere introducirse a lo político porque puede que esté perdiendo influencia en las decisiones de gobierno. Por otro lado, el APRA busca la cabeza que perdió con Alan. Lanzarlo como candidato presidencial demostraría la debilidad de la organización política, que pese a tener una larga trayectoria y militantes, no puede formar un líder”, expresó.

Finalmente, el ex dirigente regional de juventudes, Héctor Chuquimango, se refirió a la idea que tendría Benavides para participar en política: “Su inscripción no es sorpresa y su presencia en el escenario político tampoco. Bien sabemos que haciendo uso de su poder económico siempre han influido en los procesos electorales y en la toma de decisiones gubernamentales, es decir, ya es un actor político y de los tradicionales. La pregunta es ¿por qué se afilia al APRA y no a otros partidos? Es claro, entre Benavides y el partido aprista hay criterios comunes de la concepción del desarrollo. No los convoca un proyecto país, tampoco un tema ideológico, sino más bien un interés muy particular de un grupo minoritario de la gran empresa”, comentó.