Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Organizaciones de mujeres de Cajamarca exigen remuneraciones justas

 

A poco de conmemorarse el Día internacional de los trabajadores y trabajadoras y en el marco de una jornada de solidaridad con los cientos de mujeres que fallecieron hace 6 años a causa de un derrumbe de edificios de Rana Plaza en Bangladesh, mientras trabajaban en condiciones de explotación, un grupo de mujeres representantes de organizaciones sociales locales, se concentraron en la plaza de Armas de la ciudad de Cajamarca para exigir mejoras laborales.

Aurora Portal, integrante de la Marcha Mundial de Mujeres y coordinadora de la Red de Promoción de la Mujer Cajamarquina – REPRODEMUC, manifestó que en Cajamarca y en el país, las mujeres continúan siendo explotadas a cambio de un salario injusto. Informó de la existencia de empresas, tiendas y centros comerciales en la ciudad que contratan a mujeres, en su mayoría jóvenes, para que trabajen por más de 12 horas al día, pero que a cambio reciben un sueldo menor que no es equivalente a la jornada laboral que han realizado:

“Queremos que haya un pago más justo. Tenemos testimonios de mujeres que trabajan en un centro comercial y nos han dicho que trabajan todo el día y hasta las 11 o 12 de la noche y reciben un sueldo mínimo. Prácticamente hacen doble turno, pero el sueldo no es el doble, es muy bajo”, declaró ante la prensa local. Igualmente, criticó la situación de las trabajadoras del hogar, que en su mayoría no cuentan con algún tipo de seguro o beneficios a pesar de que su jornada laboral también involucra muchas horas al día.

Acompañada de carteles en las que se podían leer frases alusivas a la defensa de los derechos de las trabajadoras y la exigencia de mejores condiciones como: “Pago justo a las trabajadoras”, “No compren en centros comerciales que explotan a sus trabajadoras”, “remuneraciones justas para las trabajadoras del hogar” o “unidas contra el trabajo esclavo”, Aurora Portal se dirigió a la población local para que deje la indiferencia y respalde el reclamo de las mujeres. Según indicó, muchas veces no se reclama por el temor a que pierdan su trabajo o porque se asume como normal estas situaciones de explotación. Igualmente, solicitó a las autoridades la aplicación de medidas que garanticen los derechos laborales y la equidad para varones y mujeres: “El pueblo es indiferente, no nos unimos, pero tenemos que arriesgarnos. Perderemos un trabajo, pero encontraremos otros mejores. Poco a poco vamos a sensibilizar y que nos paguen lo justo”, declaró.