Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Sociólogo de profesión y actual coordinador de la oficina regional en Cajamarca de la Asociación Servicios Educativos Rurales (SER)

Sigue retrasado el inicio de la construcción de Hospital de la Frontera en la provincia de San Ignacio

Los problemas para la construcción de nuevos hospitales en el departamento de Cajamarca continúan. Esta vez, es el caso de la construcción del Hospital de la Frontera (nivel II-1) ubicado en la provincia de San Ignacio, una obra emblemática anhelada por la población desde hace muchos años.

En la gestión del MAS se realizó la licitación de la obra resultando como ganador el consorcio La Molina, no obstante, luego de firmarse el contrato, se conoció que la carta fianza de una conocida entidad bancaria presentada por el consorcio para participar en el proceso, era falsa. Esto obligó a que desde la gestión regional se suspenda el inicio de los trabajos programados para finales de octubre del 2018 y se entablen acciones legales contra la empresa.

Ante esta situación, la actual gestión regional ha decidido actualizar el expediente técnico para que la construcción del hospital pueda ejecutarse a la brevedad, bajo un nuevo contrato y una nueva contratista, considerando que el presupuesto para la obra (de más de 74 millones de soles) está asegurado. Sin embargo, durante estos días, se conoció que el consorcio La Molina ha presentado una medida cautelar que todavía no se resuelve, sustentada en el contrato firmado el año pasado e incluso, según medios locales de San Ignacio, representantes del consorcio realizaron una presentación hace unos días asegurando que van a hacerse cargo de la construcción. Asimismo, se sabe que ya se formalizó la denuncia contra tres personas implicadas en la elaboración y entrega de la carta fianza falsa, por el delito contra la fe pública en la figura de uso de documento falso en agravio del Estado.

Sobre esta situación, el gobernador regional, Mesías Guevara, informó que hasta la fecha no reciben alguna notificación judicial relacionada a la medida cautelar presentada por el consorcio y por tal motivo, han contratado a una consultora para que actualice el expediente debido a que presentaría muchas falencias, no solamente respecto a costos, sino en general: “No hay ninguna notificación judicial y mientras eso no ocurra tenemos la obligación y la responsabilidad de velar la parte técnica, económica y social de los contratos. Entiendo a los hermanos de San Ignacio pero también les invoco a que hagamos las cosas bien. Mientras el juez no diga nada, tenemos que actualizar ese expediente para evitar lo que ha ocurrido en Jaén, en Cutervo o Cajabamba. Tres hospitales emblemáticos que lamentablemente están funcionando a un 10% y otros no están funcionando”, manifestó.

Cabe indicar que en febrero de 2018 se había otorgado la buena pro para la construcción del hospital al Consorcio San Ignacio, pero en abril de ese mismo año, se declaró la nulidad también por la presentación de documentación falsa. Poco después, en junio, se otorgó la buena pro al Consorcio Buenaventura, aunque la perdió al no presentar la Garantía de Fiel Cumplimiento. Es después de estas situaciones que gana el consorcio La Molina.