Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fotógrafo documental, interesado en construcción de archivo fotográfico, género, migraciones, informalidad, educación y desigualdad social.

Continúa grave situación de defensores y defensoras de DDHH en Colombia

Foto: Federico Rios

Después de que el gobierno colombiano liderado por Juan Manuel Santos firmara el Acuerdo de Paz con el líder de las FARC Rodrigo Londoño en noviembre del 2016, se generó una controversia en relación a las medidas que se deberían tomar respecto al acceso a la tierra y territorio de las comunidades rurales, provocando un contexto de violencia. Noticia SER conversó con Javier Medina, investigador del CINEP – Colombia, sobre las dificultades que enfrentan los ciudadanos y ciudadanas que viven en el área rural.

Medina explica que, si bien el acuerdo de paz tiene unas medidas específicas de acceso a la tierra para comunidades rurales, de promoción de la economía campesina familiar comunitaria y de ordenamiento ambiental; este es recibido de distintas maneras. “Unos consideran que el acuerdo de paz tendría que servir para ello y otros sectores consideran que este acuerdo no debería oponerse al modelo de desarrollo imperante en materia rural que en los últimos años ha estado concentrado en promover la agroindustria y el extractivismo minero e hidrocarburos” explica el investigador.

Esta situación a complejizado los problemas relacionados al acceso a tierra y ordenamiento del territorio para las comunidades rurales, provocando incluso que los defensores y defensoras de DDHH, de organizaciones y comunidades que defienden el derecho a la tierra y medio ambiente sufran las consecuencias. “Mas de 700 personas entre líderes y lideresas han sido asesinadas, lo que muestra las dificultades de construir paz en el territorio. Actualmente estamos acompañando a las organizaciones en materia de fortalecimiento de su comité organizativo y estamos trabajando en planes colectivos de autoprotección porque las medidas que el Estado destina para la protección en el medio rural no es la más adecuada, también estamos trabajando en la visibilización de la problemática” afirmó el investigador.

Javier Medina asegura que los esfuerzos nunca serán suficiente porque la violencia que sufren los líderes y lideresas es fortalecida por los altos niveles de impunidad de los autores materiales e intelectuales de los delitos.

Las declaraciones fueron recogidas en el marco del X Foro de la Tierra América Latina y el Caribe 2019 que reunió a más de 200 representantes de organizaciones e instituciones vinculadas a la gobernanza de la tierra de diversos países de la región en el que se debatieron temas en torno a la gobernanza de la tierra tras medio siglo de aplicación de reformas agrarias en América Latina. El foro fue desarrollado en Lima – Perú el pasado 25 y 26 de septiembre organizado por la ILC ALC en colaboración con la Plataforma Gobernanza Responsable de la Tierra.