Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Adriana Urrutia: El elector peruano está siempre atravesado por el pragmatismo antes que por la ideología

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

El pasado 18 de noviembre se cumplió el plazo para la inscripción de candidaturas para las elecciones congresales de enero del 2020. Las primeras encuestas revelan que serían pocos los partidos que lograrían pasar la valla electoral, entre ellos Acción Popular, Fuerza Popular, el Partido Morado, Alianza para el Progreso y alguno más. Pero al fujimorismo parece complicársele el escenario por las últimas revelaciones de aportes no bancarizados de grandes empresarios a las campañas de Keiko Fujimori. Para profundizar en el análisis de este escenario político, Noticias SER conversó con Adriana Urrutia, politóloga y Directora de la Escuela Profesional de Ciencia Política, Universidad Antonio Ruiz de Montoya.

 

Tras conocerse los candidatos que han logrado inscribirse para las elecciones congresales ¿cuál es el patrón o la característica de las listas que los partidos proponen?

Cada partido ha optado por una estrategia diferenciada, por ejemplo el Partido Morado ha apostado por cuadros profesionales con experiencia en la gestión pública. El Frente Amplio está apostando por activistas con la incorporación de Arlette Contreras o Rocío Silva Santisteban. Luego tenemos a Solidaridad Nacional que ha optado por una estrategia de incorporación de gente con experiencia en el campo político como Rosa Bartra o Yeni Vilcatoma y, el fujimorismo tiene su propia estrategia.

Hace unos días se publicó una encuesta donde Fuerza Popular aparece como una de los partidos que pasará la valla ¿es real esa posibilidad electoral del fujimorismo?

En el caso del fujimorismo han optado por una fórmula clásica que es el fujimorismo “albertista”, por ello Martha Chávez encabeza la lista. Si revisamos los 10 primeros perfiles de la lista en Lima, encontramos a  la hija del comando Chavín de Huantar, Juan Valer Sandoval, que es un mártir por el fujimorismo. También han optado por Marco Miyashiro, más vinculado a la mano dura como Martha Chávez. Y después están librepensadores vinculados al fujimorismo como Vásquez kunze. Están apostando claramente por la línea planteada por Alberto Fujimori, buscando exacerbar las virtudes del pasado y los éxitos del gobierno de Fujimori como forma de garantizar por lo menos ese 20% que siempre vota por ellos.

Las nuevas revelaciones de Dionisio Romero y el grupo Gloria sobre aportes no bancarizados a la campaña de Keiko Fujimori ¿cómo impactará en las aspiraciones electorales de Fuerza Popular?

Digamos que el fujimorismo clásico se compone de dos grandes vertientes. Primero, son sectores populares y de la clase media para quienes el gobierno de Alberto Fujimori dio oportunidades. Pero por otro lado esta un sector empresarial que apostaba por Keiko como una opción de derecha liberal. Ese sector va a recular en términos de votos, creo que es un elector limeño que se está cuestionando a la luz de estas declaraciones.

¿Qué posibilidades tienen los ex fujimoristas que van con otros grupos partidos?

Rosa Bartra y Yeni Vilcatoma tienen posibilidades, porque han sido caras visibles del fujimorismo en el Congreso reciente, son muy mediáticas y tienen el apoyo de algunos sectores. Si bien hay evaluaciones a grandes rasgos de lo que fue la actitud confrontacional del Congreso hay ciertos sectores que consideran que Rosa Bartra desde la Comisión de Constitución defendió los intereses fujimoristas y ha jugado un rol importante.

Por lo que vemos seguimos en procesos electorales donde la figura personalista tiene primacía sobre asuntos más programáticos…

Como en todas las campañas electorales, esto tiene que ver con la arquitectura institucional de las elecciones en el Perú y el peso del voto preferencial que hace que las dinámicas sean personalistas y no partidarias. Entonces, entre congresistas de una misma lista van a competir a partir de atributos individuales y no de propuestas programáticas. Y eso viene debilitando el desempeño de los partidos políticos desde hace varios años.

Pero, ¿cuál será el perfil de candidato por cual se estaría inclinando el electorado, porque hay encuestas que refieren que el 77% votaría por candidatos que no han sido congresistas?

Es por lo que están apostando en varias listas. Por ejemplo en las listas de Lima vemos candidatos jóvenes, con algún vínculo de alguna causa como es el caso de Arlette Contreras, o candidatos con una trayectoria profesional destacada o que tiene un perfil especializado en un sector como Gino Costa o Daniel Mora. Recordemos que los congresistas van a tener un año para intervenir y el electorado va a optar por gente con propuestas concretas y viables. El electorado está buscando que se demuestre la capacidad del legislativo para desarrollar iniciativas en beneficio directo de la población, más que en provecho propio. Ahora hay otro sector que va a buscar figuras conocidas, porque a pesar de la deslegitimación del Congreso pasado, hay gente que va a  preferir a quien tenga cierta experiencia en la representación.

Viendo las listas y las preferencias electorales, ¿lo probable es que tengamos un Congreso fragmentado y de varia bancadas?

Creo que el Congreso va a ser altamente fragmentado. Primero, por esta estrategia del fujimorismo de insertar candidatos en otras listas, segundo porque la apuesta de los partidos es a consolidar una votación aunque los candidatos no sean del mismo partido. Y no hay que olvidar que el  elector peruano está siempre atravesado por el pragmatismo antes que por la ideología.