Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fotógrafo documental, interesado en construcción de archivo fotográfico, género, migraciones, informalidad, educación y desigualdad social.

Amalia Villanueva: “La discriminación la hemos sentido no solo por ser mujeres sino por ser campesinas”

Foto: FEROCAFENOP, Amalia con la palabra durante un evento de ONAMIAP

A inicios de los años 90 en la Encañada- Cajamarca a Segunda Castrejon, presidenta de las Rondas Femeninas la acompañaba su hija, una adolescente llamada Amalia Villanueva Castrejón.

Desde el 2014 Amalia es presidenta de la Federación de Rondas Campesinas Femeninas del Norte del País (Ferocafenop), hoy tiene 44 años y considera que la lucha debe seguir porque: “las rondas femeninas las unen y mantienen organizadas, pueden debatir lo que sucede con las mujeres en sus localidades”.

Antes las rondas femeninas se enfocaban en la administración de justicia, pero ahora buscan ofrecer espacios de formación para que la mujer pueda independizarse y conocer sus derechos: “Que les permita salir adelante como micro empresarias artesanas, porque la violencia en el campo tiene mucho que ver con la dependencia económica ante el hombre. Entonces debemos conquistar espacios para poder decidir”, explica Amalia.

La organización y el compromiso son importantes para Amalia porque permiten una comunicación que conecta a las mujeres con eventos sobre capacitación para el trabajo o asesoría legal. Eso permite luego que las participantes puedan compartir conocimientos con otras mujeres de sus localidades. La Federación de Rondas Campesinas Femeninas del Norte del Perú es base de ONAMIAP organización que las apoya en la logística que permite su asistencia, así como la iniciativa previa a los eventos.

Amalia comenta que la participación de las mujeres en las rondas se considera una tradición: “las mujeres van con sus hijas y cuando estas son adolescentes quieren involucrarse, por ello en las rondas femeninas se piensa fortalecer las capacidades de la juventud”. Por ello, si bien ningún hombre forma parte de la ronda ellas invitan a los adolescentes varones a involucrarse en las capacitaciones sobre igualdad de género, “muchos hombres no consideran que los derechos deberían ser iguales” señala la presidenta.

Para Amalia la inclusión de la igualdad de género en el currículo escolar, es muy buena porque: “los niños y niñas aprenden a respetarse y depende de cómo lo apliquen para conseguir resultados, debe ser un trabajo de la escuela y el hogar”. Pero agrega que  “la discriminación la hemos sentido no solo por ser mujeres sino por ser campesinas; si nos vamos a un hospital muriendo con dolor, te ven que eres del campo, por cómo te vistes, no te ayudan. Eso mismo nos hace luchar para que no pase con nuestros hijos” afirma Amalia

Además recuerda que existe poca consideración en las familias para tener hijas que asistan a la escuela, y ello también es una forma de maltrato. A lo que se suma la violencia psicológica (insultos) que hace que las mujeres se sientan amenazadas y se escondan. Para contrarrestar esta situación, las rondas femeninas las llevan a la fiscalía para que puedan acceder a la justicia y las acompañan en el proceso.

“En toda área hay machismo, pero intentamos seguir adelante, también existen las rondas mixtas pero muchos hombres consideran que las mujeres no pueden hacer lo mismo, dicen que nosotras no tenemos tiempo, debemos enfocarnos en los deberes de la casa o tenemos menos fuerza. Pero esos son argumentos del hombre para que la mujer no se prepare y no conozca otros horizontes, porque al hombre machista no le conviene que las mujeres entendamos el valor de igualdad, no les gusta que participemos de las asambleas o accedamos a la representación política” asegura Amalia.

El objetivo actual de las Rondas Femeninas es lograr que las mujeres incursionen en el campo político y desde ahí proponer cambios a partir de sus experiencias como ciudadanas.

ferocafenop