Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Arturo Maldonado: "Vizcarra debe explicar a la ciudadanía por qué no va a dejar la presidencia"

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

La disolución del Congreso de la República por parte del Presidente Martín Vizcarra –el pasado lunes- ante la negativa de la cuestión de confianza que planteó el ahora ex Presidente del Consejo de Ministros, Salvador Del Solar, ha cambiado drásticamente el contexto político, que abre una serie de escenarios de cara a lo que serán las elecciones congresales de enero del 2020 y a las demandas irresueltas de la ciudadanía que tendrá que afrontar el nuevo gabinete liderado por Vicente Zeballos. Para analizar este contexto Noticias SER conversó con Arturo Maldonado Nicho, politólogo y Docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú

 

¿Cuál es su lectura del momento político que vive el país?

En primer lugar, hay que decir que éste es un punto de inflexión en la política peruana, porque lo que ocurrió el día lunes, es un hecho que quedará marcado en los libros de historia. Y luego de la primera discusión sobre la constitucionalidad de la decisión tomada por Vizcarra, va imperando la idea de que ha sido una decisión no satisfactoria, pero dentro de los límites constitucionales. Y en los hechos, Vizcarra tiene el poder y es el Presidente, por la tanto es intrascendente la renuncia de Mercedes Araoz, que sólo ratifica esta situación de hecho.

¿Qué escenarios se abren de aquí a las elecciones congresales de enero?

Lamentablemente no soy tan optimista. El lunes hemos vivido una catarsis ciudadana, pero  después de la catarsis, que es un acto momentáneo, hay que volver a la realidad y no estoy tan seguro si el ánimo ciudadano, que es un punto importante de apoyo hacia el presidente, va a continuar con el entusiasmo con el que apoya esta medida. No digo que no lo va seguir apoyando, sino que volteará su mirada hacia los hechos concretos del gobierno. A eso hay que agregar que en la práctica la Comisión Permanente se está instalando y son los rostros visibles del congreso y la facción más belicosa del fujimorismo conformada por Becerril, Beteta, Bartra, Olaechea, quienes están sentados ahí.

En este escenario ¿considera que la posibilidad que se eleve una demanda al Tribunal Constitucional sobre la supuesta inconstitucionalidad de la disolución del Congreso, se concrete?

Es posible. En este caso, hay que decirlo, el Tribunal Constitucional interpreta la ley, pero lo hace sobre la base del contexto y acá no hay que hacer exégesis de la ley. Si bien puede haber una demanda competencial en el Tribunal Constitucional, creo que finalmente va ser una sanción de los hechos de facto, porque sería un poco irresponsable que el Tribunal Constitucional trate de revertir esta decisión.

¿Quiénes crees que participaran de las elecciones congresales de enero?

Bueno hay 25 partidos inscritos. Entiendo que se harán muchas alianzas, pero los incentivos no están claros, porque muchas personas preferirían esperar un año y medio más para tentar una curul más permanente. En la visión optimista, creo que participará el Partido Morado, la izquierda, sobre todo con cuadros nuevos que buscan foguearse en la política y tener protagonismo. Creo que sería una oportunidad para que las figuras jóvenes de regiones tengan visibilidad política, de cara a las elecciones del 2026 o a las elecciones subnacionales del 2022. Desde la visión pesimista, lo que veríamos serían listas improvisadas y armadas al vuelo porque no hay mucho tiempo, y en esa perspectiva habría un resultado similar al Congreso disuelto, lo que terminaría perjudicando el resultado obtenido por Vizcarra. 

¿Cuál es el reto más grande que se le viene a Vizcarra, considerando que ya no tendrá a esa mayoría fujimorista y obstruccionista en el Congreso?

Tiene varios retos, primero debe consolidar esta decisión y para ello necesita que algún organismo internacional trate de ejercer un rol mediador,  no para resolver si la decisión fue constitucional o no, sino para ver cuál es el mecanismo hacia adelante. Eso puede ser un respaldo a la decisión de Vizcarra y sancionar de una vez esta situación. También hay una necesidad de zanjar a través de algún mensaje cual va a hacer la posición de Vizcarra con respecto al ofrecimiento que él tuvo de sacrificar su poder, hay ciertas voces desde la oposición que están pidiendo que el también renuncie y que se convoquen a elecciones generales. Creo que Vizcarra debe explicar a la ciudadanía por qué no va a dejar la presidencia.

¿Con  respecto al tema de gestión y atención a los problemas de la ciudadanía?

Ahí, hay que ver quienes van a estar en el gabinete, esta es una decisión muy importante para saber cómo el nuevo equipo ministerial responderá a lo que los ciudadanos demandan.

El Ejecutivo ahora tendrá capacidad legislativa, ¿crees que eso ayudará a hacer caminar la maquinaria estatal para una atención oportuna al ciudadano?

Creo que si, a pesar de que en algunos aspectos el gobierno logró algunos resultados, como sucedió con el Ministerio de Agricultura donde su titular dijo que hubo cierta colaboración desde el Congreso con respecto al tema de agro exportación, sin embargo muchos sectores se quejaban del permanente entorpecimiento de las relaciones, sobre todo con el llamado a ministros, viceministros, y otros funcionarios públicos al Congreso que hacía perder tiempo. El Ejecutivo tiene que andar con pies de plomo y tiene que automoderarse en saber hasta dónde tiene la legitimidad para implementar políticas públicas sin el aval de un Congreso constituido.