Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Clímaco Cárdenas: “El MINAGRI es un sonámbulo que no tiene ningún peso ante el MEF”

Foto: Conveagro

Omar Rosel

El pasado mes de julio, el gobierno destinó 2 mil millones de soles para el FAE-Agro para otorgar créditos a los pequeños agricultores para financiar y garantizar la campaña agrícola 2020-2021, pero hasta el momento el avance de colocación de créditos son mínimos, por diversas deficiencias estatales y falta de voluntad política para solucionar los problemas detectados. Lo más grave es que el sector agrario se encuentra terriblemente golpeado por los efectos económicos de la pandemia del Covid-19 y la falta de apoyo del gobierno estaría encaminándonos a una crisis alimentaria en el país y la profundización de la pobreza entre los pequeños agricultores. Para conversar sobre esta difícil situación que vive el agro en el Perú, Noticias SER entrevistó a Clímaco Cárdenas, Presidente de la Convención Nacional del Agro Peruano-Conveagro.

¿Cuál es la principal dificultad para que los S/. 2 mil millones del FAE-Agro, aun no hayan llegado a los agricultores?

El principal problema es la burocracia del gobierno y a ello se suma, obviamente, la falta de voluntad desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), porque en el caso de Reactiva Perú,  hemos visto que inmediatamente se pusieron de acuerdo con los bancos para colocar el dinero, pero en el caso de FAE-agro no sucede lo mismo.

¿Por qué cree que el gobierno no ha actuado de forma rápida para corregir los problemas de diseño del FAE-Agro?

Simplemente, porque no tienen interés en el tema. La agricultura no importa en la estructura de esta economía liberal que tiene el Perú, porque a pesar que tenemos una Constitución Política que busca la economía social del mercado, es claro que nosotros no interesamos como productores, no somos reconocidos por la política financiera nacional y por ello no interesa lo que nos pase. Y, finalmente, porque muchos de los funcionarios del MEF están felices de ver cómo crecen las importaciones, porque para ello están puestos ahí en el MEF.

¿Hubo alguna conversación de los gremios agrarios con el MINAGRI y el gobierno para destrabar el FAE-Agro?

Nosotros hemos dirigido al Presidente de la República varios documentos antes de la primera subasta del FAE y se le hizo ver que no había voluntad de las Cajas de Ahorro y Crédito para participar, porque tienen capital propio y no están dispuestas a ganar poco por los intereses del FAE-Agro. Es preocupante la falta de compromiso de estas instituciones financieras para apoyar a un sector que les da de comer. Cuando colocan préstamos con tasas de interés de 35% o 30%, ahí están felices colocándolos en los espacios rurales, pero cuando hay que servir a los agricultores, en un momento de crisis, no encontramos respuestas.

Desde su perspectiva ¿Qué se debería hacer para que fondos del FAE-Agro lleguen de manera rápida a los agricultores?

Lo primero que debe haber es la decisión política del Presidente de la República

Pero, ¿qué instancia debería otorgar los fondos del FAE-Agro, considerando que las Cajas de Ahorro no lo harán, porque no son atractivas las ganancias que les podría reportar éstas operaciones?

Sobre este tema, hemos sugerido inclusive a los asesores del Ministro de Agricultura que se pase de una vez al Agrobanco, al Banco de la Nación y algunas cooperativas de ahorro y crédito que están interesadas en participar, pero misteriosamente COFIDE las bloquea. A ese nivel de insensibilidad se ha llegado y lo que vemos es un aparentemente interés de que ésta medida fracase y ¿quiénes son los interesados en que fracase?, obviamente los funcionarios del MEF, azuzados seguramente o alertados por alguna banca que no quiere ganar poco dinero y quieren seguir lucrando con la crisis de los agricultores.

Por toda esta situación ¿el gobierno es consciente de las consecuencias del posible fracaso de la campaña agrícola en curso ante la falta de apoyo financiero?

Estamos camino a una crisis alimentaria. Y no solamente por el tema de la comida, que escaseará, sino porque estos más de 600 mil productores, que han tenido afectaciones, pasarán a condición de pobreza extrema, por ello se registrará hambre en toda nuestra gente. Su economía ya es una calamidad y en el mes de abril comenzarán a sentir la diferencia de la producción, porque al no tener capital, al no tener recursos sencillamente no podrá sembrar.

¿A qué se debe que el Ministerio de Agricultura (MINAGRI) no toma en cuentas las alertas que hacen los gremios agrarios sobre la crisis alimentaria que se avecina?

Es que no tienen conocimiento de la problemática, por ello lamentamos que el MINAGRI sea un sonámbulo que no tiene ningún peso ante al MEF, por lo tanto, no tienen voz. En el caso del MINAGRI hemos comprendido que no tiene ningún peso, no hay conocimiento del sector y por tanto son un barco a la deriva. El MINAGRI, la única medida que han promovido son los mercados itinerantes, que no soluciona absolutamente nada, más bien habrá que averiguar que han hecho con más de 12 millones que se asignó para ese fin, porque creo que eso se le hubiera dado a los agricultores, que le hubieran dado un mejor uso que hacer fotografías, fiestas, banners, alquileres que no han beneficiado en nada a los agricultores, solamente a intermediarios y negociantes.

¿Qué opina del pleno agrario, los temas priorizados son las que necesita en este momento el sector agrario?

Nosotros tenemos una expectativa grande por el Pleno Agrario y hablo en representación de los 2 millones 200 mil familias, porque necesitamos medidas inmediatas, medidas oportunas que nos ayuden a todos los agricultores y eso tiene que ser una ley de alcance universal para los agricultores y ganaderos en el Perú.

¿Cuáles serían esas leyes que deberían aprobarse con prioridad?

Quiero poner en la agenda cuatro leyes que nos interesan muchísimo. Uno es la ley de compras estatales, porque resulta vergonzoso que hasta la fecha el gobierno no haya tomado la decisión de comprar productos a los agricultores a través de los gobiernos regionales, locales y ministerios, refiriendo que no hay dispositivos del gobierno para poder hacer eso. Nosotros hemos conversado con gobernadores y alcaldes y refieren que no lo hacen porque prefieren comprar productos importados para estos programas alimentarios. La segunda ley es la reestructuración del Ministerio de Agricultura, la misma que reconozca al agricultor hombre y mujer como eje principal en su política. Desde el año 1943 tenemos un ministerio totalmente fuera de la realidad del Perú, que sólo hace leyes para algunos grupos de agroexportadores privilegiados. El tercer proyecto de ley es el fortalecimiento del Agrobanco, ahí necesitamos que los recursos de este FAE no se extingan en diciembre, si no se termina de colocar; entonces, necesitamos que esos recursos pasen a Agrobanco, por ello se requiere fortalecer esta instancia y que tenga presencia en las regiones, con más gente trabajando en la colocación de créditos, pero sobre todo con requisitos accesibles. Y la última ley es la de transgénicos, la misma que ayude a proteger nuestra biodiversidad. Por último debería plantearse la exoneración de dictamen entre los voceros de las fuerzas políticas, para la aprobación del proyecto de ley de mujer rural que ya tiene número 06449, esta ley permitirá la participación y acceso en todas las actividades productivas a las mujeres del campo.