Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Cruz Silva: "Los nuevos miembros del Tribunal Constitucional deberían ser elegidos por el próximo Congreso"

Omar Rosel

La Comisión Especial del Congreso de la República que elegirá a los nuevos integrantes del Tribunal Constitucional (TC) está empeñada en continuar con este proceso, a pesar de las diversas observaciones a la claridad, transparencia y participación de diversos sectores sociales en la elaboración del reglamento de elección. Esta situación no garantizaría una elección de miembros del TC basado en la meritocracia, por ello hay sectores que han propuesto esta elección, la realicen los integrantes del próximo Congreso de la República. Para conversar sobre este tema, Noticias SER entrevistó a Cruz Silva Del Carpio, abogada del Instituto de Defensa Legal y coordinadora del Grupo de Trabajo Contra la Corrupción.

¿Cuál es su opinión sobre el proceder de la Comisión Especial del Congreso de la República para la elección de los miembros del Tribunal Constitucional?

Creo que el desempeño de esta comisión ha sido un poco errática. Si bien es cierto ha tratado de integrar, por insistencia de algunos congresistas, algunas iniciativas que pueden ayudar a la transparencia del proceso, como por ejemplo, que se dé un espacio de 5 días para que la ciudadanía aporte cambios al reglamento que están elaborando. El balance preocupa, porque se esperaba que la conducción del proceso tenga claridad, pero lamentablemente el presidente de la Comisión, el Congresista Rolando Ruiz, no ha podido plantearlo de forma clara.

¿No basta entonces con dar espacio para la opinión de la ciudadanía, como ha hecho la comisión al recoger propuestas sobre el reglamento de elección?

Desde un inicio, el proceso de elección de miembros del TC, no ha sido abierto al debate, por ello, los cinco días para aportar sobre el reglamento no garantizan la transparencia del mismo. Además, la ciudadanía, primero, no tiene en la página web del Congreso la posibilidad de acceder a las agendas de una forma pública, ni a las sesiones que se desarrollarán ni tiene acceso a los proyectos previos y sus  versiones finales, sin la cual no podrían opinar y  saber por dónde está yendo la comisión. La comisión, por insistencia, ha dado algunos pasos, pero eso no es suficiente. Y lo que sucedido hasta ahora, va a caracterizar todo el procedimiento de elección de los miembros del Tribunal.

Por la forma como se está procediendo ¿el actual Congreso debería insistir en la elección de los miembros del TC?

Nosotros creemos que por diversas razones que los nuevos miembros del Tribunal Constitucional deberían ser elegidos por el próximo Congreso. Este parlamento no otorga confianza para elegir de acuerdo a criterios de meritocracia e independencia a los nuevos  magistrados. Lo que ha sucedido con el precipitado proceso de vacancia basado en una investigación mal hecha preocupa. Entonces, nada garantiza que en el pleno se impongan criterios absolutamente políticos.

¿Cuáles son las posibilidades reales de que cambien a los 6 miembros del TC?

Si es que se insiste en la posibilidad de la selección y elección por parte del pleno, planteamos que se cumpla con dos  requisitos. Primero, que solamente se elija a tres magistrados de seis. Segundo, que el reglamento tenga altas garantías de participación, transparencia, de evaluación y de debate, para asegurar que los candidatos sean realmente independientes, capaces y que representen a diversos grupos. Nosotros creemos que al día de hoy esas garantías todavía no están dadas, porque va depender de lo que se defina en el reglamento y justamente hay problemas en estos cuatro ámbitos. Por otro lado, también preocupa que el reglamento proponga que cada congresista vote según su apreciación en el marco de los puntajes establecidos, sin dejar espacio para una decisión final, razonada, debatida colegiada de la comisión. Al final, el cuadro de méritos resulta una sumatoria de números de cada uno de los congresistas. Y el riesgo, como en otras oportunidades, es que se pongan de acuerdo para poner altísimo puntaje a una persona y se va obviar el debate razonado, que es fundamental.

¿Cuál es el riesgo de que esté congreso elija a los miembros del TC?

Este Congreso está por salir en pocos meses, además los interese políticos pueden cruzarse con el interés de elegir a tal o cual magistrado del TC. Hay bancadas que están relacionadas con el debate de las universidades, con el de la ONP, con el de la bicameralidad, todos esos temas en algún momento van a entrar al TC, entonces lo más idóneo, razonable y aconsejable, sería que este parlamento no elija y solo se limite a definir las mejores características para un reglamento que ayude en el debate al próximo Congreso.

Pasando a otro tema que ha sido noticia estos días ¿Cuál es el principal problema para el avance en la investigación del caso Cuellos Blancos?

Lo más grave de lo que hemos sido testigos, ha sido la división y descoordinación entre las fiscales más importantes que están a cargo del caso, y que han logrado que se avance al punto en el que está. Esta fractura es bastante contraproducente, ya que solamente beneficia a los investigados. También hay algunas inseguridades de uno y otro lado, entonces creo que será importante que la fiscalía pueda lograr una solución, por ejemplo a través de la definición de  una coordinación nueva que pueda trabajar con todas las fiscales honestas, que quieren llevar el caso adelante, como por ejemplo en su momento ocurrió con la coordinación del caso Lava Jato. Este impase ya está trayendo consecuencias. Es un serio problema que el fiscal Alarcón Fernández, que es el fiscal que en calidad de supremo coordina las acciones, haya continuado con la intención de poner a personas que estaban participando en un proceso de colaboración eficaz bajo un juzgado, para que sean señalados como investigados, lo que perjudica la actividad de la fiscal Roció Sánchez.