Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

“En Ayacucho lo que importa es cuan grandes son las redes sociales y familiares del candidato”

Foto: Omar Rosel / Noticias SER

Las elecciones congresales del enero del 2020, han alborotado a las diversas tiendas políticas en Ayacucho. Se conoce que son 22 partidos los que han solicitado la inscripción de sus fórmulas congresales, varias han sido declaradas inadmisibles y algunas ya pasaron a la etapa de tachas. Pero en la ciudadanía hay una sensación de disconformidad por el nivel de improvisación de los partidos. Para analizar este contexto, Noticias SER entrevistó a Jefrey Gamarra Carrillo, Investigador y Docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad San Cristóbal de Huamanga.

¿Cómo caracterizaría el contexto electoral que vivimos en Ayacucho?

En Ayacucho y, en general en el  Perú, salvo en las ciudades más densas y pobladas como Lima; primero, no hay organizaciones partidarias sólidas; segundo, no hay candidaturas construidas de larga data y lo que tenemos son candidaturas improvisadas. Entonces, yo me atrevo a señalar como hipótesis es que en espacios como en Ayacucho, las candidaturas van a ser respaldadas no por los partidarios, militantes o adherentes,  sino por la familia, allegados, y amistades, salvo cuando se trate de candidatos que tienen representación gremial.

La forma de cómo describes que se construye la representación política ¿en qué medida es peligroso para los intereses de la ciudadanía?

Difícilmente va a ser una representación regional, lo que vas a tener es una representación local, por ejemplo un candidato de Puquio y de quienes lo conocen en Puquio. En el caso de la ciudad de Ayacucho, también va a funcionar de esa manera. En Ayacucho lo que importa es cuan grandes son las redes sociales y familiares del candidato

¿Cuáles son los tipos de candidatos que tenemos en las diversas tiendas políticas?

Yo diría que hay dos tipos de candidatos. El primero son los que se lanzan al ruedo porque quieren ser conocidos, y piensan que está es su oportunidad. Luego están aquellos que siempre han estado intentado y forman parte de ese “mercado de pases” de siempre, son los que no alcanzaron cupo en el proceso anterior.

Pero buena cantidad de las candidaturas son personas que ha cambiado de tienda política en cada proceso electoral ¿cómo calificar esa realidad? ¿Falta de ética política?

Obviamente no hay ética, no hay programa político y finalmente hay cada vez menos políticos y por eso las elecciones se parecen al mercado de pases de jugadores del futbol. Aquí se evalúa quién te da más y en este caso tu futuro asesor te dice: “mira te conviene ir por tal agrupación política” y negocian con ellos. Es igualito al gran mercado de pases previo a un campeonato de futbol.

En ese escenario ¿podríamos tener fe que quienes sean elegidos ejerzan una adecuada representación política?

Yo creo que así como perdió la fe en el Congreso, y tampoco la tiene en candidaturas que vayan a arreglar la situación del nuevo Congreso, no la hay. Y,  nuevamente insisto, si tú pudieras ser candidato ¿quién va a tener fe en ti?, seguro tu pareja, tus hijos o tus parientes más cercanos. Alguna vez hemos hecho una etnografía electoral y lo que pudimos observar es como finalmente se define una candidatura y descubrimos que quien anima a alguien a ser candidato es la pareja, así funciona.

¿Cómo cree que se manifestará el voto de electorado Ayacuchano en las urnas?

Como son 22 listas, yo diría que los porcentajes de votación para cada candidato van a ser sumamente bajos. Un candidato en las anteriores elecciones congresales obtenía, por decir, para ser elegido 5000 votos, ahora con 1000 o un poco más de votos vamos a tener un congresista.

¿Cree que el fujimorismo en Ayacucho todavía tiene un voto duro?

Creo que todavía tiene un voto duro por circunstancias históricas, y por compromisos y alianzas  establecidas hace mucho tiempo. Un espacio de ese voto fujimorista es el VRAE, que está bastante consolidado. Quizá no tenga los porcentajes  del 2016, pero en la región hay un 5% de votantes que pese a todo  van a seguir reafirmando su voto por Fuerza Popular y por el fujimorismo. Y eso creo que también puede ocurrir con el APRA

En Ayacucho ¿uno de los congresistas elegidos podría ser del fujimorismo, le alcanza para ello ese voto duro?

Difícil que un congresista  por Ayacucho sea por Fuerza Popular, porque ese 5% del que hablo no le alcanza, y como te decía al comienzo lo que va a mandar son las redes familiares y amicales.