Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Enver Quinteros: "Estas elecciones regionales serán peores o iguales que las anteriores"

El proceso electoral regional y municipal va calentando en las regiones. En Apurímac se avizora que por lo menos unas 13 agrupaciones políticas competirán por el gobierno regional, con marcadas precariedades y debilidades. Asimismo, la agenda electoral estará marcada por los conflictos socio ambientales y el boom de la minería, así como la corrupción y la infiltración del narcotráfico en la lid electoral. Para profundizar en el análisis de esta realidad, Noticias SER conversó con Enver Quinteros, Coordinador en Apurímac de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH)

 

¿Cuál es el contexto que marca el inicio del proceso electoral en la región Apurímac?

Hay una agenda histórica que tiene que ver con lucha de la pobreza o el combate a la desnutrición, pero hay otras más contemporáneas que tienen que ver con el modelo extractivo que vive Apurímac. Y no solo es Las Bambas, sino otros como Los Chankas, Aymaraes, así como varios pequeños proyectos y la minería artesanal que es vista por un gran sector de apurimeños como una oportunidad de progreso. Y han surgido los conflictos sociales ambientales, como el caso de Cotabambas, frente al cual hay una política fuerte de control territorial impulsada por el Estado y las empresas, a través del estado de emergencia y la no sostenibilidad de las mesas de diálogo.

¿Se puede decir que el debate sobre la minería marcará la agenda electoral?

Es un tema central, pero los candidatos tienen una mirada parcial, solo ven la minería como una oportunidad para el desarrollo y no ven los impactos ambientales que la actividad genera.  Y luego está la corrupción producida por el aumento de presupuestos como consecuencia de la minería, donde tienes alcaldes y dos exgobernadores como Elias Segovia y David Salazar, con sentencias o procesos por corrupción.

De los candidatos que se van perfilando ¿se escuchan propuestas concretas con respecto a las diversas problemáticas de la región Apurímac?

Uno siente que en lugar de alguna mejora con respecto a procesos electorales anteriores, hay una regresión constante. Entonces estas elecciones regionales serán peores o iguales que las anteriores. Asimismo tenemos hasta 13 agrupaciones regionales y nacionales que competirán por el gobierno regional.

¿En estas elecciones tienen presencia los partidos políticos nacionales?

La tendencia después de la caída de Fujimori era la preponderancia de las organizaciones regionales. Ahora los partidos nacionales están teniendo mayor participación, son entre 6 y 7, entre ellos Perú Libertario, Alianza Para el Progreso, Somos Perú, Avanza País, Frente Amplio. Y los movimientos regionales son entre 3 y 4, siendo los más importantes Kallpa, Llamkasum Kuska, Partido Progresista de Apurímac.

¿Y en que está el fujimorismo?, ¿ya ha definido candidatura para su participación en las regionales?


Habrá que esperar hasta el 19 de junio, pues no hay una movida política significativa de fujimorismo. Los candidatos recién están apareciendo e increíblemente el fujimorismo no aparece y en parte es por la situación que se vive en el parlamento, que le está pasando factura. Y uno escucha el descontento en la gente de Fuerza Popular

¿Cómo se viene organizando la izquierda de cara a estas elecciones?

Incluso en la izquierda que uno esperaría cierta coherencia se observa que ya se han ido a otras organizaciones políticas, ni qué decir de Alianza Para el Progreso, Somos Perú, o Democracia Directa donde ocurre este hecho lamentable. El Frente Amplio está participando aquí en Apurímac con Lenin Checco de candidato, pero gente como Germán Altamirano, dirigente campesino, se está yendo con Avanza País que es liderado en Lima por un ex fujimorista. Lo que veo es que la izquierda intenta llegar al poder sin mayor proyecto, visión o respaldo social sólido, es una improvisación; en ese plano, no les encuentro mayor diferencia con los fujimoristas.

Considerando las tendencias del electorado ¿Qué candidatos tendrían posibilidades de ganar las elecciones regionales en Apurímac?

Anteriormente existían “los de siempre”: David Salazar, el “Chuto” Barra Pacheco, Michael Martínez, Edgar Villanueva que en todas las elecciones se han presentado, y han ganado. Ahora, el ex gobernador Salazar tiene una sentencia y Barra Pacheco tiene un proceso penal por negligencia médica. Eran ellos quienes tenían algo de opción, pero aún es difícil establecer las tendencias.

¿La confrontación histórica entre Andahuaylas y Abancay es aún determinante en las elecciones regionales?

En las anteriores elecciones ha pesado mucho sobre todo en el 2006 y 2011. Pero en el 2014 fue distinto, en tanto el principal candidato era de Chincheros, se configuró otra lógica. Lo que pasa es que como Andahuaylas tiene mayor población electoral es determinante en toda elección y por ello Abancay vive disconforme con las autoridades elegidas.

¿Hay algún candidato natural de Andahuaylas que tenga posibilidad de llegar al gobierno regional de Apurímac?

Edgar Villanueva de Alianza para el Progreso, Germán Altamirano de Avanza País, o Michael Martínez de Kallpa. Ellos son los pesos pesados de esa zona pero es muy pronto para decir quién va a ganar.

¿Se puede decir que hay presencia del narcotráfico en estos procesos electorales?

Sobre todo en la zona de Andahuaylas. Es una realidad innegable que opera hace varios años, que no sólo se ha enquistado en los municipios pero a ello hay que agregar el boom minero. Me queda relativamente claro que hay poderes locales que transitan entre lo legal, lo ilegal y lo informal. Y me preocupa, porque van a tener injerencia para que ciertos candidatos lleguen a los municipios distritales o provinciales. Y por último están las grandes empresas mineras, que quizás pongan dinero a diversas candidaturas, al estilo Odebrecht.