Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Jhasmani Tito Cruz: "El desafío para los estudiantes es adaptarse a una nueva forma de recibir la enseñanza"

Miluska Pizarro

La pandemia desatada por el Covid-19 ha conllevado asumir nuevos retos, entre ellos en el sector educación que debe ajustarse a la nueva realidad. La coyuntura actual ha tomado por sorpresa a docentes pues no es una tarea fácil implementar la educación virtual, desde el diseño de la metodología de enseñanza hasta la desesperación por conseguir la instalación de internet en sus hogares. Noticia SER habló con Jhasmani Tito Cruz, ingeniero electrónico, educador y especialista puneño en tecnologías educativas, sobre los desafíos que se tiene en la educación virtual.

¿Cree que el avance escolar mediante la educación virtual ha tomado por sorpresa a los docentes?

Sí, a todo el sector. Nadie se lo esperaba. El Ministerio de Educación ha implementado la estrategia “Aprendo en Casa” y las instituciones educativas han tenido que iniciar las clases virtuales, esto ha tenido preocupados a docentes y padres de familia porque así como en las zonas rurales hay estudiantes que no cuentan con una laptop o computadora, lo mismo ocurre con algunos estudiantes de colegios privados, y para conocer ello los docentes deben mantener una comunicación constante con sus alumnos.

El acceso a internet también es un problema para los docentes porque muchos no cuentan con este servicio, a pesar de ello hacen los esfuerzos necesarios para darle continuidad a la enseñanza, adoptando sus propias metodologías.

¿Qué desafíos representa la educación virtual?

Para los docentes, el reto es diseñar sus clases de acuerdo a las tecnologías y herramientas que usarán, y tener en claro que los contenidos que desarrollarán no serán los mismos que en las clases presenciales, tampoco debe evaluarse de la misma manera ni esperar los resultados que se buscan en una clase presencial. Su rol, en esta etapa, es de facilitador. Otro desafío es la adaptación al uso de las tecnologías, en internet encontraremos una variedad de herramientas gratuitas. Los docentes reciben capacitaciones en el manejo de TICs pero eso no significa aprender a planificar tus clases a través de plataformas virtuales. Algo que está ocurriendo es que algunos docentes están recibiendo el apoyo de los familiares jóvenes sean sus hijos o nietos, quienes están más familiarizados con estas herramientas; eso me parece que es algo bueno.

Respecto a los padres y madres, tienen la oportunidad de reconectarse con la educación de sus hijos y visualizar lo difícil que puede ser el aprendizaje para los estudiantes; esto  es una oportunidad para que la familia se involucre en el proceso, algo que se ha procurado hacer hace mucho tiempo, pero no se conseguía. Ahora el desafío es ese, los padres tendrán que planificar su tiempo al ritmo de los estudiantes y de los contenidos.

Para el alumnado el reto es menor en cuanto al manejo de las tecnologías porque ya están familiarizados, más bien el desafío para los estudiantes es adaptarse a la nueva forma de recibir la enseñanza porque ellos tomarán un rol protagónico en su propia educación. Es una oportunidad para promover la autonomía.

¿La educación virtual abre más la brecha en nuestra educación?

En definitiva, más aún que somos un país diverso. Lo que está haciendo el Ministerio de Educación por un lado es bueno porque busca que no se detenga la enseñanza y el aprendizaje, además está haciendo uso de otros medios tradicionales como la radio y televisión para llevar adelante las clases virtuales, en este sentido, la radio y televisión cumplirán su función de “educar”. Pero igual tenemos una brecha enorme en tecnología que no se solucionará en corto tiempo, incluso en otros países se da la misma situación, la pandemia ha expuesto las brechas sociales existentes.

¿Qué aspectos debería mejorar el Ministerio de Educación?

Creo que la reacción del Ministerio de Educación de continuar las clases de forma virtual ha sido buena, saludo esa iniciativa, porque en otros países se ha paralizado y aquí se le está dando continuidad. Uno de los puntos principales que se debe trabajar es la conectividad digital; hubo esfuerzos de conectarse a través de la fibra óptica en instituciones educativas y municipalidades de zonas rurales, pero tampoco los alumnos pueden ir a esos puntos por el aislamiento. En el sector educación hay mucho que trabajar, teniendo en cuenta que hay temas pendientes como el analfabetismo o la deserción escolar. Pero creo que esta situación, sobre todo, nos da la oportunidad de repensar y priorizar sectores como salud, educación y tecnología.