Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La intención del gobierno es poner el conflicto de Tía María en la refrigeradora

Finalmente se hizo pública la decisión del Consejo de Minería, que reconfirmó la licencia entregada a la empresa Southern Perú para el desarrollo del proyecto Tía María. Asimismo el Consejo rechazó los recursos enviados por el Gobierno regional de Arequipa y los agricultores del valle de Tambo contra ésta licencia que autorizaba la construcción del proyecto. En la provincia de Islay ya se han registrado algunas manifestaciones y la población viene organizando una respuesta a la decisión del Consejo. Para analizar esta situación y sus posibles implicancias, Noticias SER conversó con Eduardo Ballón, antropólogo e Investigador de DESCO.

 

¿Cómo interpreta la decisión del Consejo de Minería que confirmó la licencia construcción para el proyecto Tía María?

Lo que ocurre, es que de acuerdo a las normas existentes y estando aprobado el estudio de impacto ambiental del proyecto Tía María, el Consejo de Minería ha procedido a ratificar el tema de la licencia.

¿Esta decisión del Consejo de Minería no resulta contradictorio con el mensaje del Premier Vicente Ceballos sobre que el Gobierno no impondrá el proyecto Tía María sino hay condiciones sociales y ambientales?

Bueno es claramente contradictoria. Es contradictoria en la medida en que primero dejaron que el proyecto avanzara hasta el punto que avanzó cuando se abrió el conflicto, y tuvieron que pasar el asunto al Consejo de Minería. Asimismo es contradictorio, en segundo lugar, porque es claro que el estudio de impacto ambiental dejaba una cantidad de temas sin resolver de los que el gobierno aparentemente recién se da cuenta con el anuncio de que un equipo de OEFA estudiará la situación.

El anuncio del Primer Ministro de que un equipo del OEFA analizará el caso en el lugar de los hechos ¿servirá para contener el conflicto en el Valle del Tambo?

Me da la impresión que la intención es poner el conflicto en la refrigeradora. Lo que es claro es que la desconfianza ya se instaló hace rato en la población y que la presión de la población del Valle del Tambo y de distintos sectores es que abogan por la cancelación definitiva del proyecto. Por ello el conflicto no se va a resolver por la vía que ha optado el gobierno.

¿Se podría radicalizar las medidas, porque desde hace varios días ya se registraban manifestaciones?

Lo que diría es que lo que vamos a ver es un aumento de la presión. Y según el tipo de respuesta que tenga el gobierno y del manejo político de corto plazo que tenga, dependerá si hay la radicalización o no. Pero, lo que sí es claro, es que por el momento el proyecto está paralizado por la decisión del Ejecutivo.

En ese escenario ¿ Qué decisión tomará Southern Peru?

Intuyo que siguiendo su práctica regular Southern Peru va alzar la voz, va a denunciar al Ejecutivo, hará presión en los medios y va seguir en su campaña mediática. Y eventualmente usará como último argumento para presionar el tema de la CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), es decir el tema de un juicio internacional.

¿Cómo el tema Tía María ingresara al debate político en este escenario electoral congresal?

Yo creo que mañana mismo vamos a ver en varios medios a una cantidad importante de “opinadores”, desgarrándose las vestiduras, anunciando que el futuro del país será apaleado por las dudas del gobierno para llevar adelante la sagrada instalación privada de la Southern en el Valle de Tambo.