Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Lorenzo Castillo: “el ministro de Agricultura no tiene conocimiento de la realidad del agro”

Foto: RCR Perú

Omar Rosel

Las medidas adoptadas por el gobierno nacional para frenar el avance del coronavirus ha provocado la interrupción de una serie de actividades productivas en el sector agrario y pecuario. Aunque el ministro de Agricultura, Jorge Montenegro, informó hace unos días que se han dado las facilidades para que los agricultores puedan seguir produciendo, los gremios agrarios sostienen lo contrario e indican que los problemas en el sector son profundos e impactarían en la cadena de suministro de alimentos. Para conocer esta problemática, Noticias SER entrevistó a Lorenzo Castillo, gerente de la Junta Nacional del Café y miembro de la Convención Nacional de Agro Peruano - CONVEAGRO

¿Qué problemas ha generado el aislamiento social obligatorio y el estado de emergencia en el sector agrario?

Los pequeños productores tienen que dedicarse a cosechar y a sembrar pero hay una alta incertidumbre sobre cómo se realizará el suministro de alimentos en los próximos meses, porque no tienen recursos para cubrir los costos y todo lo que significa la venta de las cosechas en las actuales circunstancias. Esto es particularmente difícil en el caso de los productos perecibles y también de los productos de exportación de la selva como el café y el cacao, u otros productos como el jengibre. Lamentablemente no se está dejando pasar esta producción a los centros de acopio, eso impide que los productores tengan liquidez para comprar sus propios alimentos y los insumos necesarios para sus actividades. Además existe preocupación sobre los riesgos de salud con la llegada de mucha gente que procede de las ciudades y hasta del interior. En el norte está retornando mucha gente, peruanos que trabajaban en las zonas de Guayaquil donde producen plátanos, cacao y otras actividades y al mismo tiempo están viniendo ecuatorianos, todo lo cual está generando mucha tensión.

Pero para el ministro de Agricultura no parece haber problemas en su sector, porque hace uno días informaba que se ha dado facilidades para que los agricultores sigan produciendo, ¿qué opina al respecto?

El ministro de Agricultura no tiene conocimiento de la realidad del agro. Al ministro lo hemos escuchado ayer decir que todo está bien y lo ocurre es que no se reúne con las representaciones legítimas del agro para escuchar y planificar. Por ejemplo el ministro dice que tenemos 600  millones de soles para créditos en el Fondo de Agro Perú, que constituye un sistema financiero, como si estuviéramos en una situación normal (no de emergencia) y de bonanza. Las condiciones establecidas en el reglamento van a impedir el acceso a créditos  para la siembra, la compra de los insumos, etc. El ministro de Agricultura está totalmente desubicado. Es una lástima que el Presidente de la República no cuente con un cuadro que pueda aportar y construir medidas alternativas para el sector.

¿Qué propone usted ante esta situación?

Hoy  los gremios agrarios tienen consenso para exigir al Presidente de la República la renuncia del ministro de Agricultura y que asuma alguien que conozca la realidad agropecuaria y que no  se dedique solamente a pensar en obras hidráulicas, cuando lo que tenemos que pensar en este momento es en la alimentación y en sembrar para el futuro.

Hay propuestas que han planteado los gremios agrarios como el bono productivo agrario y el fondo de salvataje para el sector agrario ¿han canalizado éstas propuestas a otros niveles distintos del Ministerio de Agricultura para su evaluación?

Los gremios hemos discutido con racionalidad y nuestro eje principal es el fondo de salvataje para el sector agrario. El bono agrario es asistencialista porque sólo sirve para cubrir alimentos para un mes o días. Se debe entender que el tema estructural es el salvataje, por eso hemos planteado que el Ministerio de Economía habilite no menos de 5 mil millones de soles en condiciones de crédito blando. Este fondo debe servir para financiar, en primer lugar, la recolección de la cosecha que es clave para que los productores agrarios y campesinos tengan liquidez a fin de realizar todas sus actividades. Segundo, el fondo debe permitir contar con los insumos y continuar con el sistema de siembras, evitando la interrupción de la cadena de suministros de alimentos. Ahora bien, hay que entender que estas medidas no van a generar renta, lo que generarán son opciones de empleo, ingresos para sostener y mantener el ritmo de producción agropecuaria.

¿Qué riesgos corre el sector agrario y los agricultores, si el gobierno no los atiende de forma urgente?

Viendo la situación de incertidumbre de las próximas semanas será difícil seguir cosechando los productos frescos no perecibles y habrá más problemas para venderlos. Además, en los meses de marzo y abril debieron sembrarse más de 120 mil hectáreas  de nuevos productos para cosecharse en 4, 5 o  6 meses, y eso no se ha podido realizar por la carencia de insumos, la falta de capital de trabajo y por los problemas en el traslado de los productores para realizar labores agrícolas. En los siguientes meses hay un peligro latente de desfase en la cadena de suministro de alimentos a los mercados y eso es grave en lo que se refiere a los productos perecibles. Asimismo, los otros productos con los que los campesinos “hacen caja” quincenalmente o mensualmente para comprar sus alimentos, tampoco pueden ser comercializados con facilidad porque no tienen liquidez. Todas las ventanillas en la zona rural están cerradas y vivimos una situación de tensión en términos productivos y comerciales.

¿Tiene confianza en que sus propuestas puedan llegar al Presidente de la República o tienen algún acción en mente?

Lamentablemente no hay espacios para canalizar a la opinión pública la posición de los gremios. Como todo está centrado en los temas de salud y emergencia sanitaria,  la voz del campo no se escucha. A pesar de ello en los próximos días los gremios vamos a buscar por todos los medios trasmitir al gobierno nuestras propuestas. Tenemos previsto alcanzar documentos virtuales a la Presidencia del Consejo de Ministros y vamos a pedirle al Congreso que también se preocupe por el agro que es la cadena básica para asegurar el proceso alimentario y la agroindustria local. Esperamos que el parlamento juegue un papel proactivo y ayude a ver aquellos temas que no aparecen en este contexto de la cuarentena.