Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Los actores políticos van a inclinarse por el adelanto de elecciones, más por la presión pública que por un asunto de voluntad propia

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

La propuesta de adelanto de elecciones planteada por el Presidente Vizcarra ante la crisis política que vive el Perú, parece aún lejos de hacerse realidad. Al interior de las bancadas opositoras al gobierno va tomando forma la propuesta de buscar la vacancia de Vizcarra. Y la movilización ciudadana, que recién empieza a activarse, podría inclinar la balanza para hacer realidad la propuesta presidencial. Para ahondar en el análisis, Noticias SER conversó con Ivan Lanegra Quispe, abogado, politólogo y catedrático universitario.

 

¿Considera que el adelanto de elecciones se ve cada vez más lejano y en contraste se ve más cercano una posible vacancia de Vizcarra?

En realidad ninguna de las dos cosas todavía está clara. Lo que uno observa, por las diferentes declaraciones públicas, es una situación de empantanamiento, donde públicamente ninguna de las dos partes plantea ceder. Me parece por lo que está ocurriendo, es una suerte de tanteo de las reacciones públicas. Por ello, lo que nuevamente va a decidir qué posición adoptar son las movilizaciones que a ocurrirán en estos días.

 

Entonces, ¿la movilización del jueves podría tener un impacto?

Si, será muy importante, porque los actores políticos van a inclinarse por el adelanto de elecciones, mas por la presión pública que por un asunto de voluntad propia. Estos ya son cálculos partidarios. Y, al revés, sí las movilizaciones no son grandes la propuesta de adelanto de elecciones pierde apoyo público, y entonces la oposición le va a devolver el golpe al presidente, no necesariamente con la vacancia, sino con otro tipo de acciones orientadas a debilitar el gobierno,  sin descartar desde luego se insista en intentar vacar al presidente.

En este contexto ¿se puede afirmar, todavía,  que la mayoría que controla el Parlamento quiere ganar tiempo para no aprobar la propuesta de adelanto de a elecciones?

Digamos esa es una posibilidad. Lo que ocurre es que en realidad están tratando de evitar una discusión. Me parece que lo que están intentando hacer, es tener una visión más clara del apoyo efectivo de la gente a la propuesta y, luego pensar en acciones más concretas. Conforme eso quede más claro, me parece que ellos van a tomar una decisión, por eso están alargando el tema. La vez pasada, cuando ocurrió algo similar con la reforma de justicia y la reforma política, la  cuestión de confianza obligó a cortar  esos  plazos y a tomar una decisión inmediata.

La reunión del martes entre Vizcarra y Olaechea donde se acordó darle prioridad al adelanto de elecciones y que la Comisión de Constitución se declare en sesión permanente para abordar adelanto electoral ¿Expresa una decisión real o cómo debemos interpretarla?

Lo que hubo es una suerte de acuerdo de agenda, una promesa por parte del Presidente del Congreso de darle pase a la discusión de adelanto de elecciones. Ahora, priorizar podría significar, en términos de la congresista Bartra, por ejemplo tres semanas; entonces, priorización no significa apurar el tema, solamente que se discuta y no que se resuelva con rapidez.

¿En qué medida favorece al presidente el apoyo de los gobernadores regionales y de los alcaldes a la propuesta para salir de la crisis política?

No es la primera vez que el presidente Vizcarra acude a ese tipo de apoyos. Es claro que respecto a estos actores, el presidente Vizcarra tiene una relación muy buena. Desde luego siempre hay conflictos entre gobiernos regionales y el gobierno, pero en general es una relación bastante buena y expresa el interés regional y local de responder a las demandas que tiene en sus respectivas jurisdicciones. Me parece muy claro que fuera de Lima, el apoyo a la decisión del presidente cuenta con un apoyo mucho más activo.

La Comisión de Fiscalización ha aprobado solicitar al Congreso facultades de comisión investigadora sobre presuntas irregularidades que habría cometido el Vizcarra antes del anuncio de adelanto de elecciones ¿cree que prosperará esta pretensión?

Hay que recordar que el Presidente de la República tiene una serie de prorrogativas y garantías que le aseguran poder llevar adelante su gobierno, sin ser sometido a ningún proceso judicial, hasta que culmine su mandato. Entonces, me parece que se está repitiendo la figura que se intentó con Kuczynski buscando algún tipo de excusa, para utilizar nuevamente la figura de  vacancia por incapacidad moral, que en realidad –como se sabe- se ha usado como una herramienta que permite  casi cualquier tipo de decisión, con tal que se consigan los votos.

En estas condiciones políticas adversas, ¿el gobierno de Vizcarra posee  la fortaleza y las herramientas legales para poder plantear una cuestión de confianza?

Es claro que legalmente existe la vía. Me parece que podría haber alguna discusión de interpretación; pero en general, uno puede encontrar razones jurídicas, que justificarían el uso de  esta herramienta. Ahora, tienen que existir condiciones políticas, entonces hay que ver que actores apoyarían al Presidente en una decisión de esa naturaleza. Me parece que en ese punto, es muy probable las movilizaciones sociales van a ser una de las herramientas que podrían brindarle apoyo y sostenibilidad. Pero, las encuestas van a seguir siendo otro referente. Y tercero, me parece que es el apoyo de autoridades regionales y locales, podrían brindar al gobierno el suficiente respaldo mínimo para poder impulsar una decisión tan difícil como la que implicaría la cuestión de confianza y  el cierre del Congreso, de acuerdo con lo que dice la Constitución.