Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mabel Cáceres: El malestar de la población contra Southern y el proyecto Tía María no ha cambiado

El próximo mes de agosto, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto cuprífero de Southern Perú, Tía María, caducará; por ello hay una serie de presiones para que el gobierno le otorgue a la empresa la licencia de construcción a este proyecto para que inicie sus operaciones. Por otro lado, las diversas organizaciones de agricultores de Islay (Arequipa) han manifestado su oposición al mismo, contando con el respaldo del gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres. Para conocer el contexto y la problemática, Noticias SER conversó con Mabel Cáceres, Directora de “El Búho”, revista y diario digital de Arequipa.

 

¿Considera que hay condiciones sociales para que el proyecto minero Tía María pueda operar?

No lo creo, porque el malestar de la población contra Southern y el proyecto Tía María no ha cambiado, principalmente porque sus demandas y necesidades tantas veces reclamadas no han sido satisfechas por el gobierno a pesar de tantos ofrecimientos. Por ejemplo, el problema de la escasez hídrica, que padece el Valle de Tambo todos los años, debió ser solucionado hace muchísimo tiempo con la construcción de la represa que hasta el momento no se ha construido.

Si el gobierno otorga el permiso a Southern Perú para que inicie operaciones el proyecto ¿podría desatarse un conflicto mayor?

Sí, es muy posible que se desate un conflicto. El gobierno a través del Ministerio de Energía y Minas ha manifestado la intención clara de dar esta licencia de construcción antes de agosto y la empresa ha ofrecido al gobierno no iniciar operaciones en tanto no haya un clima favorable en la población, pero necesita que le otorguen la licencia hasta el mes de agosto fecha en que caduca el estudio de impacto ambiental (EIA), porque si no tendrá que presentar un nuevo EIA.

¿La población tiene conocimiento de este acuerdo entre el gobierno y Southern Perú?

Supongo que sí, porque ha sido público el anuncio del Ministro de Energía y Minas que ha señalado que habiendo cumplido los requisitos legales, el gobierno no tiene ninguna razón para presentar más objeciones. El problema es que para los pobladores el EIA no tiene la credibilidad y solidez porque no fue hecho por una entidad independiente.

¿Tiene asidero la afirmación de directivos de Shoutern Perú de que la aceptación en la población al proyecto Tía María ha avanzado por la ejecución de proyectos sociales que se han ejecutado en favor de la población?

La empresa ha hecho un esfuerzo importante durante estos años para ganarse la voluntad de la población en base a estos  programas de ayuda, pero yo diría que eso no garantiza la aceptación. Por otro lado, si hay una menor oposición al proyecto que antes es por falta de organización de los agricultores, pues los frentes de defensa están desarticulados. Recordemos el problema que hubo con los dirigentes y la acusación tras la difusión de audios, donde el dirigente principal Julio Gutiérrez está envuelto. Este contexto ha generado que no haya un frente unificado, hay sospechas de corrupción en muchos de los dirigentes que han llegado a alcaldías y que eran parte del movimiento. Hay sospechas de corrupción con Southern Perú y el propio manejo presupuestal de los municipios, entonces el liderazgo no es muy claro y no está muy articulado, como sucedió en otros momentos.

Y, ¿La marcha del 30 de mayo que se desarrolló en Mollendo (Islay) quién lo convocó?

Entre los pobladores hay algunos dirigentes de los agricultores que aún tienen un papel más o menos notorio, pero lo que ellos repiten es que no hay más líderes, y que en estas movilizaciones es el pueblo que se autoconvoca. Esto sucede porque varios de los dirigentes están procesados y tienen que cumplir normas de conducta como parte del proceso judicial que tienen , que incluyen no participar en reuniones, ni promover actos que pudieran reiterar la acusación como fue el bloqueo de vías o la de resistencia a la autoridad.

¿Qué sectores sociales y políticos de Arequipa vienen presionando para que el proyecto Tía María empiece a operar?

Los empresarios,  la Cámara de Comercio e Industria se ha manifestado hace pocos días señalando que ya es hora que el gobierno otorgue la licencia, porque desde su visión estaría retrasando el desarrollo. Pero, al frente está el movimiento sindical que reitera y señala su apoyo al Valle de Tambo. Entre los congresistas tenemos la misma división, porque hay algunos que se mantienen al margen, y otros  rechazan abiertamente el proyecto Tía María.

El gobernador regional Elmer Cáceres ha manifestado su oposición al inicio del proyecto Tía María ¿En qué medida podría bloquear este iniciativa?

El gobernador regional se ha manifestado y, fue una de sus promesas electorales, no permitir que operen, aunque esto no depende del gobierno regional. Entonces, entendemos esas manifestaciones como un apoyo más bien político o moral, pero la población no necesariamente lo entiende de esa manera.

¿Qué es en lo que ha fallado el gobierno y la empresa Southern Perú en estos tres años con respecto al proyecto Tía María?

En todos estos años, no se ha dado un diálogo sincero y honesto entre las partes. El gobierno mantiene la posición de imponer y dejar que la empresa intente ganarse la voluntad de la población en base a dádivas. Y el gobierno es el gran responsable, porque en estos años no ha cumplido con sus promesas. Entonces, la población no tiene ninguna razón para creer ahora en las promesas del gobierno de que va a vigilar, ni de la empresa de que realmente no se va a afectar la vida y la economía de la población. No hay ninguna razón objetiva para que la población les crea.