Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mabel Cáceres “En Arequipa tenemos un caos, porque no hay liderazgo”

Omar Rosel

El último martes, 1418 personas dieron resultado positivo a covid-19 en la región Arequipa en un solo día, llegando a más de 10 mil casos y 585 fallecidos de acuerdo a la Sala Situacional del Ministerio de Salud. La pandemia ha colapsado los servicios de salud y, como ha ocurrido en otros lugares, miles de familias claman por ayuda. Tras esta situación, existen una serie de factores, uno de los cuales es la falta de liderazgo de las autoridades, según explica Mabel Cáceres, Directora de “El Búho”. Noticias SER logró conversar con la periodista que nos da su apreciación sobre la emergencia actual en esta región del sur del país.

 

¿Qué problemas exigen atención inmediata en el contexto de la emergencia por covid-19 en Arequipa?

Se requiere apoyo en temas técnicos para concretar compras de equipos de protección personal, medicinas, debido a que todo está medio entrampado. Y lo más importante es la dotación de médicos, porque se hizo una convocatoria en la que sólo se logró cubrir 300 de las 500 plazas requeridas, entre enfermeras, personal asistencial y médicos. Ayer llegaron 80 médicos y hoy otros 30, pero aún es insuficiente.

¿La visita del Presidente de la República ha servido para encaminar la solución a estos problemas?

En realidad hay que hablar de la visita de la Ministra de Salud, porque la visita del Presidente fue protocolar y no se quedó mucho tiempo. La Ministra Pilar Mazzetti ha conversado con los gremios médicos que estaban protestando y han llegado a acuerdos que, si se cumplen, serían un buen paso. El problema es que anteriormente se han firmado actas de compromiso que no se ha terminado de cumplir por ambas partes. En Arequipa tenemos un caos, porque no hay ningún liderazgo. Existen muchos intereses en juego, que en algunos casos exceden el tema de salud, y no son sino pugnas políticas entre las autoridades, e incluso entre los gremios médicos, porque se nombra a un director y como no están de acuerdo, piden cambios. Hay un fuego cruzado entre las autoridades, sectores empresariales, gremios médicos. Estamos ante un desorden completo.

Los problemas que mencionas, ¿son los factores que han agravado la pandemia en Arequipa, porque la situación parecía estar bajo control?

Más que agravar la pandemia, estos factores no permiten dar solución a los problemas, no permiten actuar. Generan una inmovilidad que se intenta superar trayendo personal médico, camas; pero lo que hace falta es tener a funcionarios ejecutivos con suficiente autoridad para actuar por encima de los intereses particulares. Si bien era inevitable que se agravara la situación, porque no se pueden cambiar las condiciones de los hospitales de un día a otro, se pudo haber tomado medidas rápidas y eficientes que por lo menos hubieran ayudado a paliar lo que viene ocurriendo.

¿Cómo evalúa el rol cumplido por las autoridades regionales y nacionales, hasta el momento?

No hubo articulación y ese es otro de los grandes problemas. No han articulado ni entre las autoridades locales ni tampoco con las autoridades nacionales. Por ejemplo, el ahora ex Ministro de Salud, Víctor Zamora, dijo muchas veces que iba a visitar Arequipa, pero ello nunca se concretó. Por otro lado, cuando se conformó el Comando Covid de Arequipa, se esperaba que tenga competencias ejecutivas más claras, pero no fue así. El Comando Covid de Arequipa no tenía ningún tipo de capacidad coercitiva para poder actuar. Y además dentro del Comando se produjeron muchas discusiones, hubo problemas entre el alcalde y el gobernador, entre Essalud y el Ministerio de Salud, entre los gremios médicos y las autoridades de salud. En medio de la pandemia, los médicos protestaban para que cambien al director. Eso es terrible.

Mencionaste al Comando Covid que en teoría debía articular con todas las autoridades ¿cómo evalúas la acción del general EP designado por la actual Ministra de Salud?

Al Comando Covid nunca lo revistieron de competencias, es un ente casi decorativo. Ahora, recién están intentando tomar control de la situación, pero debieron hacer eso desde el inicio. Por ejemplo, esperar a que el Gobierno Regional de Arequipa haga compras oportunas, eficientes y al precio justo, es difícil. Debieron centralizar esta tarea desde el comienzo. Con respecto a las obras en el hospital Honorio Delgado, que no se terminan y son la causa para que los pacientes estén en los patios, hace unas tres semanas representantes del Programa de Infraestructura de Salud llegaron a Arequipa para supuestamente encaminar la implementación, pero tampoco han logrado avances.

¿Le parece viable y eficaz que el gobierno nacional reemplace al gobierno regional en la gestión de los sistemas de salud? ¿Resolvería el problema?

No creo que deba reemplazar, más bien debería tomar el control de las acciones estratégicas importantes del sector salud, lo que significa resolver el problema de la falta de médicos, porque hay convocatorias abiertas y ya nadie se presenta. El otro tema es la infraestructura y la parte operativa, ya que se han inaugurado los hospitales, pero todavía faltan algunas obras como la conexión de oxígeno y otras similares para que estos funcionen. En este tipo de cosas, el gobierno nacional debe tomar el control de inmediato. Así como ha facilitado un avión el día domingo para enviar a técnicos y personal médico, lo mismo debe hacer con las obras, porque llevan semanas sin entregar el hospital Honorio Delgado.

¿Cuál ha sido el papel de los actores privados empresariales y las organizaciones sociales en la emergencia por la pandemia?

Realmente no hay articulación. Algunas entidades han actuado por su cuenta, implementando iniciativas privadas pequeñas como la de la Cámara de Comercio. Sin embargo, no se logró tener presencia en el Comando Covid de la empresa privada, y en el caso de las clínicas, se retiraron porque no se cumplían los acuerdos. Siento que hay una responsabilidad compartida, porque no hay un liderazgo convocante del Gobierno Regional y de la Gerencia Regional de Salud, por el contrario hay reticencias. Incluso se buscó actuar obviando a las autoridades regionales para trabajar directamente con el Ministerio de Salud. Hay una fractura entre los actores privados y el sector público.

¿Cuál es el impacto que puede tener lo que viene ocurriendo en Arequipa sobre otras regiones del sur con las que mantiene contacto e intercambio? ¿Estamos ante un agravamiento general de la emergencia en esta parte del país?

Es muy probable que la situación que vivimos en Arequipa, se traslade a Tacna, Moquegua y Puno, si no se hace nada. Los gobiernos regionales no tienen la capacidad técnica para evitar la propagación, eso es lo real. Si se quiere prevenir, el gobierno nacional debe actuar con más energía. Probablemente han estado concentrados en apagar el fuego en Lima y las regiones del norte, pero ahora la pandemia se ha trasladado al sur, como lo anunciaron muchos especialistas hace varias semanas. Lo que ocurre en Arequipa podría pasar en Tacna en unas semanas o en Puno, porque Juliaca ya se convirtió en un pequeño foco de contagio.