Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

María Isabel Remy: "El Gabinete Villanueva busca allanar la relación con el Congreso"

El presidente Martín Vizcarra presentó el Gabinete Ministerial, encabezado por César Villanueva. Para conocer cuáles son las expectativas sobre el nuevo equipo de gobierno y los temas pendientes por atender, Noticias SER entrevistó a María Isabel Remy, socióloga e investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos – IEP.

¿Cuál es su apreciación del nuevo Gabinete Ministerial?

En realidad es difícil tener una impresión precisa porque no son personas que han tenido una trayectoria pública o alguna figuración. No son muy conocidas, lo que no es ningún problema y  puede estar muy bien. El primer rasgo es que son personas nuevas en la gestión más pública -en el sentido de conocidas- y el segundo, que todos son profesionales. Es un perfil joven también y tiene rasgo central de ser muy plural. Creo que le da una oportunidad interesante a este gobierno y le permite aquello que había sido uno de los principales problemas en la gestión de Kuczynski -salvo el comportamiento errático y eventualmente delictivo- que es la relación con el Congreso. El Gabinete Villanueva busca allanar la relación con el Congreso.

¿Es bueno o malo que no haya políticos en este Gabinete?

Me parece bien que haya personas con vinculación política. La pregunta sin embargo sería si esta pluralidad asegura la constitución de un equipo. Tener un equipo de gobierno tan plural políticamente exige una altísima capacidad de liderazgo del Premier, ya que podría terminar siendo una especie de segregación de cada uno por su lado porque no comparten visiones u objetivos. Se requiere también una nueva voluntad política de apertura y de diálogo, tanto de los ministros que asumen este reto plural, como de las fuerzas políticas en el Congreso y también de los diferentes sectores de opinión. Espero que estemos a la altura de llevar adelante un gabinete plural, es decir, el reto de poner en una misma mesa a Dios y al diablo. La pregunta también es si esto introduce gobernabilidad y pueda introducirla si hay liderazgo, voluntad política y madurez.

¿Se puede decir que en términos de políticas habrá algún cambio?

Los ministros se han pronunciado hasta ahora básicamente por la continuidad. Nadie ha anunciado algo nuevo, pero se ha introducido a profesionales que tienen capacidad de gestión y puede que empecemos a ver alguna innovación a nivel de gobierno. Creo que en primer lugar se tiene que enfrentar la parálisis que el gobierno anterior produjo en el Estado, que se actúe y se empezará a ver qué cambios se dan, pero estos no serán fuertes o traumáticos, sino poco a poco. Me parece que se podrían introducir algunas innovaciones relativamente consensuales que no levanten mucha discrepancia. Sin embargo, hay un tema delicado sobre el cual todavía no encontramos definiciones precisas, que es el de la descentralización.

Efectivamente, es uno de los principales retos

Avanzar en la descentralización significa una voluntad muy fuerte de articulación intersectorial. No vamos a tener avances si no hay estrategias en la articulación intersectorial, también en voluntad de parte de los ministros porque ha habido mucha re-centralización. Lo que observamos en los videos que tiraron abajo el gobierno anterior, fue una altísima discrecionalidad de algunos ministros para decidir sobre obras, eso es centralismo puro y no puede ocurrir. El gobierno central no puede regalar obras a congresistas o alcaldes cercanos a congresistas, tiene que haber una clara planificación en los gobiernos subnacionales. Combatir este tipo de corrupción es avanzar en una descentralización ordenada, controlada y bien planificada en términos del uso de los recursos públicos y tanto Vizcarra como Villanueva tienen excelentes precondiciones para ello porque han sido presidentes regionales.

Con la experiencia de Vizcarra y Villanueva, ¿cómo se puede contribuir a relanzar la descentralización?

Los gabinetes anteriores se han dedicado a repartir obras o a ejercer discrecionalidad en el territorio. La descentralización no es desorden, es entregar ordenadamente, producir criterios para un buen planeamiento, dotar de recursos adecuados, tener modelos de gestión territorial; en fin, hay muchas cosas que la experiencia de Vizcarra y de Villanueva podría aportar. Entonces, no más discrecionalidad y también mayor intervención de la sociedad civil porque los mecanismos de participación ciudadana han estado muy relegados. En el gobierno que ha caído, el Presupuesto Participativo había prácticamente desaparecido. Existe un Programa Multianual de Inversiones y nadie ha explorado cuál es la manera en que la sociedad civil colabora a su consolidación. Hay responsabilidades que se puedan compartir con la sociedad en términos de una planificación más clara, sensata y razonable del uso de los recursos. Hoy en día hay desperdicio de recursos.

Otro tema pendiente es el de la reconstrucción ¿cree que la visita de Vizcarra a Piura significa que la reconstrucción ahora si va en serio?

La reconstrucción depende mucho de las decisiones de los sectores mismos. Es decir, el Consejo de Reconstrucción puede avanzar en los planes pero no necesariamente estos se van a llevar a cabo. Nuevamente se necesita mucho liderazgo de parte del Premier para que su equipo acelere el proceso de reconstrucción que es impresionante que esté paralizado. El modelo que se hizo con un ente que planifica, hace proyectos y luego distribuye recursos para que los sectores los ejecuten a su ritmo, es exactamente el mismo que se hizo con Forsur y que fracasó, entonces, es sorprendente la poca capacidad de aprendizaje que se tiene.

En otro aspecto, ¿cree que el Gabinete recibirá la confianza de todas las fuerzas políticas?

Varios sectores políticos ya se han pronunciado en el sentido que van a darle la confianza. Es un Gabinete preparado para tener la confianza con el Congreso y la tendrá, creo que no habrá ningún problema. Por el momento, políticamente los problemas que pueden haber no son de la relación Ejecutivo-Congreso, sino de la consistencia del equipo y de su liderazgo.

Entonces, ¿hasta cuándo durará esta luna de miel entre Fuerza Popular y Vizcarra?

Podría durar hasta cerca de las elecciones del 2021. Se puede tener un escenario relativamente armónico porque Fuerza Popular no gana nada levantando conflictos, se está recomponiendo y si se desafora  a los congresistas del grupo de Kenji Fujimori, va a lograr tres ingresos cercanos a Keiko. Keiko Fujimori ha recuperado su peso y no le conviene generar más conflictos. Si tiene un fuerte control de su bancada, deberíamos esperar un escenario relativamente tranquilo hasta la cercanía del próximo proceso electoral.