Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Pedro Pachacute: “Las medidas de reactivación económica han tenido muy poco impacto en Puno”

Miluska Pizarro

La pandemia por el covid-19, ha traído graves consecuencias económicas para la región Puno, ya que se ha reducido la producción y el consumo, y algunas actividades han paralizado totalmente como el turismo. Noticias SER, conversó con Pedro Gonzalo Pachacute, consultor de proyectos de inversión pública y ex docente de la Universidad Nacional de Juliaca, quien analiza el contexto económico en la región Puno y plantea algunas acciones para enfrentar la recesión desde los gobiernos regionales y locales.

¿Qué opina sobre las medidas económicas que ha dado el Gobierno a lo largo de la pandemia?

Lo que estamos viviendo desde el 16 de marzo de 2020, con el inicio de las medidas tomadas por el gobierno central ante la emergencia sanitaria, constituye un fenómeno nunca antes visto en la historia económica. En ese contexto, la eficacia de las referidas acciones tiene correlación con las acciones individuales de los ciudadanos en general; y con la interacción de estos con el gobierno y las instituciones. Por ejemplo, en relación a los bonos otorgados a un sector de la población, éstos son paliativos y de corto alcance.

¿Y en el caso de los programas Reactiva Perú y FAE- Agro?

El financiamiento agrario empresarial (FAE) Agro, a pesar de contar con un fondo de 2 mil millones de soles para la campaña agrícola 2020 - 2021, también es un instrumento paliativo en el sector; los recursos se canalizaran por medio de los intermediarios financieros y emitida la norma: Resolución Ministerial No. 226-2020-EF/15, no se dan condiciones de libre negociación, dadas las preferencias y expectativas del mercado y el otorgamiento de la garantía del gobierno central, a los créditos a las empresas agrarias, recordemos la experiencia de Agrobanco. Probablemente existen diversos factores para ello, pero uno de los más sustanciales es el rol del funcionario público, quien no es un buen analista financiero. Por ello, los eventuales créditos estatales -seguramente con muy buena intención-, generalmente terminan financiando a actividades que nada tienen que ver con el agro.

¿Han tenido algún impacto en Puno, las medidas para enfrentar la pandemia en materia económica?

Las medidas de reactivación económica del gobierno han tenido muy poco impacto en Puno, salvo las transferencias, del gobierno central a los gobiernos locales, universidades y el gobierno regional para ejecuciones de obras y algunas actividades de gasto inmediato. Con la coyuntura sanitaria, los mecanismos de ejecución de gastos son más complejos y con mayores costos, cualquiera que sea la fase de ejecución del gasto público. Valga la ocasión para precisar que, a pesar de que el número de créditos otorgados a las MYPES constituye el 97%, tal como se difunde en el BCRP, éstos no superan el 10% en el país. Tal situación implica que, no habiendo ni tantas MYPES ni grandes empresas en Puno, simplemente no se ha otorgado financiamientos relevantes que impulsen la economía regional. Es importante señalar que la informalidad es muy alta, más aún en la ciudad de Juliaca.

Llegó la recesión ¿cómo afrontarla en la región Puno?

Desde el lado del sector público, haciendo básicamente dos cosas: reorientación del rol de las universidades públicas en la investigación y formación académica; e inversión en infraestructura pública, principalmente vial. Es de conocimiento general que en el Ministerio de Transporte y Comunicaciones han sido viabilizados los proyectos de inversión de la carretera que va de Putina a Sandia, y otro proyecto, que es la carretera Arequipa a Santa Lucía por las Salinas. Por otro lado, hay que fomentar el sector agrario; toda actividad de producción de alimentos tiene una inmensa perspectiva de desarrollo en el mercado internacional.

¿Cuál es el impacto que tendrá las altas tasas de desempleo a causa del covid-19?

Todo desempleo genera menor ingreso y consecuentemente menores niveles de consumo e incapacidad para el ahorro y eventualmente más pobreza. El próximo gobierno que asuma el 28 de julio de 2021, tiene la enorme responsabilidad de conducir el país en un contexto muy atípico. Lo ideal será tomar medidas como: reducir drásticamente todo gasto corriente del sector público, y reorientar el presupuesto público a mayores inversiones, incentivar un proceso de capitalización en infraestructura pública mediante asociaciones público privadas.

¿Y en el caso de la región a que sectores se debe apostar?

Sí. Para cualquier ciudadano de la región y del país en general, tres cosas marcarán la senda del desarrollo: La producción de alimentos, para lo que es necesario tierras fértiles, que constituyen activos de muy alto valor eventualmente. Quien invierte en producir alimentos definitivamente será próspero, no sólo por la demanda creciente en el mercado internacional, sino en el país y Puno como región tiene ventajas comparativas, tales como producción de: quinua, camélidos, trucha, etc; En segundo lugar, la inversión en desarrollo de tecnologías a todo nivel, incluyendo la educación, análisis de datos e información, por los que se conduzcan a procesos de optimización en la producción de servicios y bienes, en particular en el sector público; y en tercer lugar es fundamental la  inversión en salud y servicios de la salud, en el nivel primario de atención.