Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Víctor Limaypuma: “No más estado de emergencia, eso es lo que estamos demandando para que haya diálogo”

Los comuneros de Fuerabamba continúan con su medida de fuerza y mantienen bloqueado el ingreso al campamento minero de Las Bambas. Si bien su presidente Gregorio Rojas ya está en libertad, ellos insisten en la liberación de los asesores legales Frank y Jorge Chávez Sotelo, detenidos por el presunto delito de extorsión contra el proyecto minero Las Bambas. Asimismo los frentes de defensa de Andahuaylas y Abancay, en Apurímac, acatan un paro de 48 horas desde este martes, en apoyo a la comunidad de Fuerabamba. Para conocer la situación de este conflicto Noticias SER conversó con Víctor Limaypuma, presidente del Frente de Defensa de la Provincia de Cotabambas.

¿Qué condiciones se necesitan para que se pueda solucionar este conflicto que enfrenta a las comunidades con la minera Las Bambas?

Se tiene que instalar una mesa de diálogo, definitivamente. Debe estar el Ejecutivo en pleno, y si es posible el presidente del Congreso, porque hay varias normas que no han sido cumplidas y varias se han cambiado. Aquí también deben estar los representantes de los sectores, principalmente de Energía y Minas. Otro actor importante es el gobierno regional de Apurímac, así como los gobiernos locales de Cotabambas. En estos momentos se debe actuar de esta manera, sino no se va a resolver el conflicto.

¿Y del lado de la sociedad civil y las comunidades?

Claro, el otro actor es la sociedad civil organizada, empezando por la comunidad de Fuerabamba, que es la más afectada y también la empresa minera. Tiene que ser un espacio de diálogo institucionalizado donde no sólo debe estar Fuerabamba. Recordemos que este proceso empezó a partir del 2004 y en los espacios de diálogo, han tenido a la comunidad de Fuerabamba y otras comunidades como encarceladas, por eso algunos compromisos que les hicieron, les han fallado. En esta nueva mesa de diálogo institucionalizada, se tienen que corregir esas fallas. La empresa tiene que corregir su actitud y también el gobierno central, porque hay algunas leyes que han sacado a favor de las empresas mineras y, eso afecta a toda la provincia de Cotabambas y además  continúan otros problemas sociales como la anemia, la desnutrición, el bajo rendimiento académico, la pobreza o el desempleo. Estamos peor y el costo de vida en la provincia de Cotabambas, se ha elevado.

¿Desde el Frente Defensa de Cotabambas, han planteado esta propuesta de diálogo?

Sí, pero se debe entender que nosotros en conjunto, como provincia, estamos planteando esto, ya no cada distrito o comunidad. Es en este espacio provincial donde tienen que resolverse los problemas y en un espacio regional también, pero con todos los actores que estoy mencionando, porque si van a dialogar sólo con Fuerabamba, tal vez no solucionen los problemas, por eso es mejor con la presencia de todos los actores. Nosotros queremos ir pero para solucionar, no para pelear. Desde el 2004 hasta el presente, gobierno central y la empresa solo quieren violencia y no debe ser así.

¿Qué opina de la reunión de Gregorio Rojas, presidente de la comunidad de Fuerabamba, con el Premier Salvador Del Solar, con mediación de la iglesia?   

El presidente de la comunidad de Fuerabamba se reúne en función de los intereses de su comunidad, eso lo comprendemos y respaldamos; pero una cosa es la provincia de Cotabambas y otra es cada distrito y si no se ve en su conjunto, entonces los problemas de fondo van a continuar.

Con respecto a la mesa de diálogo del 2016 con los comuneros de la zona de influencia de Las Bambas y donde participó Martin Vizcarra cuando era Ministro de Transporte, ¿se ha cumplido los acuerdos a los que se arribaron?

No era mesa de diálogo. En aquel entonces Vizcarra vino a hacer una relación de obras que habían pedido los gobiernos locales, no se conformó una mesa de diálogo. Supuestamente algunos funcionarios y autoridades locales quisieron dialogar, pero han buscado capitalizar a su favor y eso se ha suspendido, ahí los alcaldes de ese entonces han jugado a favor de la empresa, a favor del gobierno central, para tener más obras y eso tiene que corregirse.

¿Una condición para instalar una mesa de diálogo, en el sentido que menciona, es que se deje de lado el estado de emergencia?

Eso también planteamos en nuestra plataforma provincial, porque el diálogo no se basa en el estado de emergencia, ¿qué desconfianza hay?  ¿Estamos en una frontera? ¿Acaso estamos en guerra? ¡No¡  yo creo que el gobierno central y sus funcionarios están debilitados y no saben cómo resolver este asunto y, lo único que hacen es declarar el estado de emergencia. Eso también debe corregirse. No más estado de emergencia, eso es lo que estamos demandando para que haya diálogo.