Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

En Cajamarca consideran que gobierno de Velasco acabó con los abusos de los hacendados

Hoy 3 de octubre, se cumplen 50 años del golpe de estado liderado por el general Juan Velasco Alvarado que terminó derrocando al entonces presidente, Fernando Belaúnde Terry. En Cajamarca, se concuerda que durante su gestión se empezó a ejercer la ciudadanía, con el reconocimiento de derechos por igual para cada peruano y peruana.

Para el sociólogo y catedrático universitario, Pedro Sánchez Legrás, un golpe de estado no debería de tener mucho de positivo, sin embargo considera que el liderado por Velasco Alvarado fue particular porque permitió el desarrollo de la participación ciudadana, así como que se democratizara en parte la propiedad que se encontraba muy concentrada; además, disolvió a un congreso que bloqueaba las decisiones del presidente constitucionalmente electo: “Nos hace recordar un poco a la situación que actualmente estamos viviendo, con un parlamento que evita que se haga cambios que signifiquen avanzar en la lucha contra la corrupción”, comentó.

Sánchez Legrás recalcó que la población históricamente excluida encontrara una serie de posibilidades a partir del gobierno de Velasco: “Se permitió de alguna forma modernizar al país, abrir todo un mercado y permitir que diferentes sectores sociales excluidos puedan incorporarse a la vida política del país”, agregó.

Amalia Villanueva Castrejón, presidenta de la Federación de Rondas Campesinas Femeninas del Norte del Perú – Ferocafenop, reconoce que Velasco Alvarado permitió que el sector campesino pueda independizarse y dejar de sufrir abusos: “Los campesinos eran esclavos, tratados como el patrón o hacendado quería. En el gobierno de Velasco se terminó esa esclavitud. Ahora cada quien trabaja, es libre y puede generar ingresos como se cree conveniente. Ya no existe ese maltrato. Eso fue gracias al gobierno de Velasco”, refirió. 

Finalmente, el presidente de la Asociación de Productores Agroecológicos “Vida Sana” de la provincia de Hualgayoc, Lino Gálvez Blanco, considera que Velasco asumió las necesidades latentes en el campesinado y eso le ha permitido ser reconocido hasta la actualidad. No obstante, cree que el debate por las consecuencias del golpe de estado y las causas de la pobreza en el campesinado todavía no se agotan: “Velasco formaliza al campesino y le da chance para conformar las comunidades campesinas. Queda como un dios para el campesino pobre. Se considera que es un gobierno que hizo bastante en este sentido. Velasco, junto a Haya de la Torre han sido dos de los líderes más reconocidos en el país, pero lamentablemente no se discute mucho sobre lo que significó el 3 de octubre y por el contrario, se va olvidando sobre todo en el sector rural”, dijo.