Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Protestan contra ampliación de penal y de aeropuerto de Cajamarca

Los trabajos para la ampliación del penal de máxima seguridad “Huacariz” en Cajamarca continúan a pesar de los reclamos de la población que vive en las inmediaciones. Desde el mes de julio las familias de la zona han mostrado su oposición al proyecto, al considerar que el centro penitenciario ha colaborado al  incremento de la inseguridad ciudadana en los últimos años y su ampliación, la acrecentará aún más.

A mediados de agosto, el presidente encargado del INPE, Federico Llaque, anunció que las obras se paralizarían momentáneamente. No obstante, en los últimos días se denunció que los trabajos de ampliación se han reiniciado. Al respecto, el lunes último, estudiantes de la Universidad Nacional de Cajamarca decidieron tomar el local universitario durante 24 horas para sumarse a las protestas.

El dirigente universitario, Elquin Tarrillo, informó que la decisión se tomó en coordinación con dirigentes estudiantiles de algunas facultades porque consideran que las familias cercanas al penal no tienen el respaldo necesario, además de preocuparse por las consecuencias negativas que la presencia del penal ha ocasionado en Cajamarca: “De una vez se debe reubicar al penal”, dijo. Asimismo, no descartó que en los próximos días se tomen otro tipo de medidas para seguir protestando y finalmente, hizo un llamado a la población en general para que se sume al reclamo.

En tanto, el alcalde provincial, Manuel Becerra dijo que el INPE y la empresa constructora han “entrado en rebeldía” al no considerarse la posición de la municipalidad y la población: “No necesitamos ampliar el penal, sino reubicarlo y en ese sentido se deben canalizar los esfuerzos”. Igualmente, expresó que desde la municipalidad se actuará de acuerdo a ley.

Protesta por ampliación del aeropuerto

Durante la última semana también se organizó una protesta de familias que se ubican en las inmediaciones del aeropuerto Armando Revoredo para rechazar su ampliación.

Según los dirigentes, la oposición es porque podrían ser despojados de sus propiedades para que se construyan nuevos ambientes del aeropuerto y porque se estaría considerando un valor mínimo por la venta de sus terrenos; además de que los trabajos afectarían directamente el área verde de la ciudad ubicada en ese sector. Del mismo modo, criticaron que no se les haya informado oportunamente sobre el proyecto y que su propuesta de desarrollar una mesa de diálogo haya quedado en el vacío.

En tal sentido, están proponiendo que se construya un nuevo aeropuerto en la zona de Pampa de la Culebra, en el distrito de la Encañada, porque cuenta con el espacio propicio para un aeropuerto de categoría internacional, algo que no podría lograrse en la actual ubicación por la presencia de familias: “Vamos a reunirnos para coordinar nuestras medidas de protesta, porque parece que a las autoridades no les interesa el diálogo pacífico. La única opción parece que es tomar medidas un poco más drásticas”, señaló el presidente de la Asociación Multisectorial en Defensa Comunitaria, Santiago Bardales. De acuerdo a lo informado por los dirigentes, alrededor de 600 familias serían afectadas por la ampliación del aeropuerto.