Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Fernando Tuesta: Es increíble que de 23 organizaciones políticas existentes, sólo seis tengan representación.

Culminado el referéndum sobre las cuatro reformas constitucionales, el Presidente de la República Martín Vizcarra ha anunciado que impulsará reformas adicionales al sistema político y al de justicia a fin de darle continuidad a los resultados de la consulta popular. Noticias SER conversó con Fernando Tuesta Soldevilla, politólogo de la Pontifica Universidad Católica del Perú a fin de recabar su opinión sobre las iniciativas presidenciales y el actual escenario político.

 

¿Cómo se presenta el escenario post referéndum para el gobierno central?

El apoyo mayoritario al presidente Vizcarra le da una legitimidad muy alta. Estamos en un segundo momento del gobierno que cuenta con un margen amplio de negociación con la oposición. El Poder Ejecutivo afrontará el 2019 con mejores condiciones para gobernar, porque de eso se trata, de gobernar. En tal sentido, el Presidente Vizcarra tiene dos tareas que de alguna manera ya han sido anunciadas. Una es de orden más reformista y tiene que ver con la lucha contra la corrupción que ha sido su principal bandera y el inicio de la reforma política que ha quedado trunca ya que se dejó de lado la bicameralidad que es la madre de todas las reformas. La segunda tarea es trabajar sobre políticas públicas con resultados de corto plazo. Si bien es cierto él canaliza la ira ciudadana contra el Parlamento, los políticos y los partidos, esta agenda tiene un límite y ahí es donde justamente la opinión pública puede llegar a niveles de desaprobación y de frustración.

Martín Vizcarra señaló que la reforma política es impostergable, ¿qué temas considera imprescindibles en esta materia?

Es fundamental e  impostergable abordar la reforma política. Creo que la bicameralidad fue lamentablemente mal manejada por el Congreso y ello llevó al Presidente a distanciarse de esta propuesta inicial. Pero creo que esta debe ser retomada aunque sea difícil incluso para el propio Presidente, porque tener dos cámaras no es de la simpatía de la gente por el desempeño de los congresistas. Este tema debe hilarse fino junto a la inmunidad parlamentaria, que se ha convertido en una protección indebida de los congresistas y ha colaborado con el desprestigio del Poder Legislativo.

Se sostiene que el impacto de la no reelección de congresistas será negativo ¿qué se podría hacer para atenuar estos impactos en el marco de las nuevas reformas?

Esto ya está hecho. Lamentablemente por ahora eso no va a cambiar y hay que trabajar en el voto preferencial, aunque desde una visión más amplia. Ahí tenemos varios problemas. Uno de ellos es la oferta, especialmente la que se realiza durante la campaña. Por otro lado, tenemos un vicio debido a la gran cantidad de partidos que sólo son cascarones y se mantienen débiles aunque conservan la inscripción. Debemos resolver la puerta de entrada y la puerta de salida. La de entrada presenta un gran problema porque ya ingresaron 23 partidos y es impensable que en el país puedan existir 23 organizaciones claramente constituidas. Y eso ha sucedido por laxitud con la que se ha aplicado la ley, pero también porque las normas han sido mal desarrolladas y muchas deben ser eliminadas. Tenemos que pensar e imaginar nuevas formas de ingreso, porque por ejemplo en el caso del requisito de las firmas lo único que se consigue es crear un mercado negro de firmas. Necesitamos requisitos más realistas. Con respecto a la puerta de salida, hay 23 organizaciones políticas porque la ley las protege. No se puede retirar a varios partidos que no tienen ningún escaño pero participaron en una alianza. Solo eso basta para que mantengan la inscripción. Es increíble que de 23 organizaciones políticas existentes, sólo seis tenga representación.

Entonces, ¿se deberían eliminar las firmas para la inscripción de los partidos o que mecanismos se debería implementar?

Creo que hay que bajar el número de firmas. No importa el número, se puede poner un mínimo 200, 300 o 500 personas y debe haber un sistema que cuente ese mínimo de existentes. Luego se necesita el funcionamiento de la organización, es decir que haya elecciones internas organizadas por la ONPE para que los resultados sean válidos. Podría ponerse una valla a la elección interna, como por ejemplo que participen 50,000 personas o un porcentaje del número de electores. Si no logras ese porcentaje o número, no puedes participar en las elecciones. Entonces sólo pasarían los que movilicen electores que voten en sus elecciones. Eso me parece mucho más realista que presentar firmas, que es un mercado negro.

¿Qué hacer para mejorar el financiamiento de los partidos?

Los partidos son débiles y además están en la búsqueda de fuentes de dinero. Por ello ingresan en una relación de dependencia con quienes les dan el dinero. Con la aprobación del referéndum, el dinero necesario para la campaña va a disminuir en términos de gasto, porque solamente podrán usar la franja electoral. Y en segundo lugar hay que solventar las campañas con dinero público, así no nos guste. Ello hará disminuir la dependencia del partido respecto del dinero privado. Es una ayuda automática porque no se trata solo de imponer sanciones si no de evitar que se cometan infracciones.

Sobre el anuncio presidencial de las próximas reformas ¿cree que solo son iniciativas que buscan parchar los vacíos normativos existentes o es posible acometer una reforma más profunda?

Hasta el momento los temas planteados son la inmunidad parlamentaria, la eliminación del voto preferencial, el financiamiento y lo que he señalado sobre la puerta de entrada y salida de los partidos. Son aspectos importantes a los que debe agregarse la revisión de la elección de gobernadores, pero también debemos repensar la duración del mandato de los alcaldes a 5 años. Se pueden tener elecciones subnacionales a mitad del mandato presidencial y así tendríamos elecciones cada dos años y medio, una presidencial y otra subnacional. Otro tema es la relación Ejecutivo-Legislativo que debe ser mejorada en términos de diseño, porque hemos estado jugando al borde del precipicio entre las censuras y la posibilidad de cierre del Congreso. Esto se tiene que discutir

¿Integrará la Comisión de Alto Nivel de Reforma Política anunciado por el Presidente de la República?

No podría decir nada, porque no han hablado conmigo. Si es que hay que colaborar, se colaborará, como siempre lo he hecho.