Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Julián Pérez: “Proponemos que en 10 años se pueda reducir 10 mil hectáreas de cultivos de hoja de coca del VRAEM”

En julio el Presidente de la República anunció -en su Mensaje a la Nación- que en noviembre se iniciaría la erradicación de cultivos de hoja de coca del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), situación que ha motivado la reacción de las organizaciones de agricultores y cocaleros del valle, quienes han entregado al titular de la Presidencia de Consejo de Ministros una propuesta para la reducción de los espacios de cultivo de hoja de coca en el VRAEM a través del método del control social y están a la espera de la respuesta. Al respecto Noticias SER  conversó con Julián Pérez, Secretario General de la Federación de Productores Agrarios del Valle del Río Apurímac y Ene (FEPAVRAE).

 

¿El anuncio del paro indefinido de los productores cocaleros del Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), para el 23 de octubre sigue vigente?

Nosotros habíamos programado el paro para el próximo 23 de octubre, en respuesta al anuncio hecho por el gobierno sobre la erradicación de los cultivos de la hoja de coca en el VRAEM. Pero después nos hemos reunido con el Presidente del Consejo de Ministros y le hemos entregado nuestra propuesta técnica para la reducción de los espacios de hoja de coca en el VRAEM. Él nos ha pedido 10 días para dar una respuesta, por ello hemos pospuesto el paro hasta el 24 de octubre, fecha en que se cumple el plazo. Al mismo tiempo, estamos esperando que el Premier Zeballos confirme que estará en el VRAEM para darnos una respuesta.

¿Qué puntos contempla la propuesta técnica sobre la erradicación de la hoja de coca que han presentado a la PCM?

Primero, no estamos de acuerdo con el término “erradicación”, para nosotros el término correcto es “reducción de los espacios de hoja de coca”, la que se debería realizar de forma concertada y acompañada de un verdadero programa de desarrollo alternativo promovido desde el Estado. Por otro lado, estamos proponiendo el control social, una iniciativa que hemos tomado del modelo boliviano, que implica el compromiso y el seguimiento al cumplimiento de los acuerdos por parte de nosotros, los agricultores. Por ello, proponemos que en 10 años se pueda reducir 10 mil hectáreas de cultivos de hoja de coca del VRAEM, mil hectáreas por año.

¿Son conscientes de que en el VRAEM hay una sobre producción de hoja de coca?

No es una sobre producción, lo que hay es una cantidad inmensa de agricultores en el VRAEM que cultivan la hoja de coca, por ello hemos consensuado que cada agricultor debiera cultivar solo 100 arrobas de coca y en ese sentido va nuestra propuesta técnica. Como FEPAVRAE queremos continuar por el canal del diálogo, porque también estamos buscando prevenir cualquier conflicto o enfrentamiento de los agricultores con las fuerzas del orden porque esa confrontación sería lamentable.

No es la primera vez que la FEPAVRAE envía una propuesta a un gobierno ¿confían que ahora si serán escuchados?

Considero que sí, porque en la reunión si bien el representante de un ministerio hablo sobre las metas de la erradicación en el VRAEM, el Premier dijo que no se podría hacer una erradicación compulsiva y no concertada con los agricultores.

En el 2015 el gobierno de Ollanta Humala instaló diversas mesas de trabajo, entre ellas sobre la erradicación de hoja de coca ¿Por qué crees que este proceso no avanzó?

Lo que sucedió es que le dieron toda la responsabilidad al PROVRAEM, que actuó de forma unilateral en varias de sus intervenciones. Asimismo DEVIDA, quien junto a PROVRAEM, tienen dos acciones, una de reconversión productiva y otra de ejecución de obras. En la de reconversión, estas instituciones han trabajado unilateralmente sin involucrar a organizaciones como la FEPAVRAE, ello ha originado la paralización de su intervención a pesar de los grandes recursos que han manejado en estos últimos años. Por ello su trabajo ha sido un fracaso.