Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

María Isabel Remy: “Esta campaña electoral entre franquicias nacionales, no mejorará la representación política”

Estamos a un mes de las elecciones regionales y municipales y hay quienes consideran que las reformas propuestas por el presidente Vizcarra, junto al malestar de la ciudadanía, colocan al proceso electoral regional y municipal en un segundo plano. Para entender el panorama, Noticias SER entrevistó a María Isabel Remy, socióloga e investigadora principal del Instituto de Estudios Peruano – IEP, quien además analiza las reformas anunciadas.

¿Cuál es su evaluación de la campaña electoral regional y municipal? ¿Percibe un interés del electorado o un malestar generalizado?

Con todo lo sucedido en el país hay un fuerte descontento y desconfianza de la ciudadanía en este proceso electoral. En el Perú, las campañas son largas y ahora se ha tenido la virtud de reducir los meses de campaña. En cuanto a números, hay una ligera alza en las listas pero no es muy impresionante, salvo en Lima, aunque en la mayoría de gobiernos regionales y municipales no ha variado significativamente. Una diferencia con procesos anteriores es que el número de movimientos regionales disminuyen y la gran cantidad de listas se agrupan en pequeñas franquicias de partidos políticos que están por todas partes. Esta campaña electoral entre franquicias nacionales,  no mejorará la representación política. En general, no ha pasado nada que lleve a una mejora. No se sabe si la ciudadanía elegirá mejor o solo porque es obligatorio.

¿El escenario regional podría explicarse por la crisis política que viene del 2016?

Aquellos que se autodenominan líderes regionales han visto que es muy costoso inscribir una nueva organización política y habiendo una oferta de franquicias nacionales, acuden a ellas. Con pocas excepciones, no hay una reconfiguración de fuerzas regionales.

Entonces, ¿qué mapa político nos dejarán las elecciones?

Van a resultar electos candidatos de franquicias nacionales porque hay muchas más que movimientos regionales en competencia. Entonces, en términos de contenido no significa nada. Entre la elección anterior y la actual no ha habido cambios y es probable que el resultado sea el mismo.

¿Qué podemos esperar de los partidos nacionales con más candidatos como APP, Acción Popular y Fuerza Popular?

En muchos casos no llegan a ser efectivamente estructuras nacionales. Si alguien sale elegido por Fuerza Popular, eso no garantiza un buen gobierno, no pone su capital político en garantía. Acción Popular que tiene candidatos en la mayoría de regiones, todavía se mantiene como un aparato. La manera como una organización política en el Perú es reconocida, es a través de firmas de personas que después pueden no votar por esa organización y además no se valora la militancia organizada. Por eso tenemos nombres o franquicias, que son inversiones, es capital administrativo, no político. Se reconocen a organizaciones no por razones políticas o solidez, sino por plata para conseguir firmas. Nuestro sistema de representación nacional y regional también parte de ese sello que no tiene origen político, sino la plata con la que se compran firmas, es absurdo pero es así. Con ese tipo de organizaciones, la posibilidad de solidez nacional es aleatoria, está al azar.

¿Cree que la izquierda tenga una buena performance?

La división del Frente Amplio puede haber mellado en la identificación de las personas con la izquierda. En el país, las identificaciones políticas son pequeñas, frágiles, inestables. Se había avanzado con una organización pero infortunadamente no se estuvo a la altura y hemos asistido a un proceso de separación. Eso pone a la izquierda en una mala posición porque no puede competir con otras opciones en términos de campañas caras. Tiene que competir con ideas o militancia que es lo que siempre se ha hecho, pero eso se ha debilitado con la ruptura. Entonces, sin plata y con menos identificación es complicado y no me sorprendería una performance baja.

Cambiando de tema, la propuesta de retornar al bicameralismo con micro distritos ¿es necesaria? ¿Efectivamente puede garantizar una mejor representación?

La bicameralidad me parece fundamental. Se necesita un Senado, revisar las leyes, volver a concertar, pero no me gusta la idea de pequeñas representaciones porque creo que perdemos mucho más de lo que ganamos. Los distritos pequeños tienen como producto que solo entre al Congreso el más votado, y que no haya una representación proporcional. Esto no solamente no es justo, en el sentido de recoger la voluntad del electorado, sino que además castiga a las organizaciones políticas pequeñas y premia a las grandes, que no son garantía de mayor democracia. La diferencia en la problemática y condiciones entre micro distritos no es significativa. Mientras los bloques son más grandes, la representación política en diversidad de opciones es mayor.

Es inevitable que la población piense que así lograrán proyectos

La incidencia de congresistas en la Ley de Presupuesto tiene que terminar porque aniquila cualquier planificación ordenada. La gente puede pensar que les va a llegar un proyecto, pero estamos generando una relación política perversa porque el Congreso no es tramitador de proyectos, entonces ¿para que se quiere un pequeño representante que solo va a eliminar a las otras fuerzas políticas? No creo que haya mejor representación mientras más pequeñas sean las jurisdicciones. Me parecería fatal si va a ser un Senado con solo 30 congresistas, porque el Senado tiene que combinar representación territorial con representación nacional. No podemos dejar de lado la representación proporcional del voto, porque en un país que no tiene un sistema político ordenado, el voto uninominal o de pequeñas circunscripciones puede terminar mal.

¿La reforma podría relanzar o apoyar a la descentralización?

Estos micro distritos electorales no van a colaborar con la descentralización porque uno de los problemas es la fragmentación y así se va a fragmentar más. Para mejorar el sistema de representación me parece más importante la ley de control de los gastos en campaña o una elección por mitades que permita ajustar la representación política o castigar a una fuerza política que está abusando del poder, caso Fuerza Popular. En la medida que la legislación mejore las condiciones de competencia se puede abrir una reforma política más completa que mejore la representación regional.

¿Cree que el referéndum se llegue a realizar este año?

Se puede hacer, pero requiere voluntad política que la mayoría del Congreso (Fuerza Popular y el Apra) no parece tener y seguramente la reforma política va a tardar hasta las calendas griegas. Para no quedar mal impulsarán el referéndum judicial. De acá a diciembre tenemos referéndum sobre el CNM y para lo demás, habrá que recoger firmas.