Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Chanchamayo apuesta por la Ivermectina

Niel Macedo Muñoz

En mayo los casos positivos de covid-19 aumentaron rápidamente en Chanchamayo. Desde aquel mes Chanchamayo es la segunda provincia de Junín con más casos confirmados por debajo de Huancayo. Esta situación preocupó a toda la población; funcionarios y autoridades endurecieron las medidas de prevención pero, a pesar de ello, las cifras diarias de la Red de Salud Chanchamayo siguen en aumento.

A mediados del mismo mes de mayo apareció en escena el médico cirujano Gustavo Elera Arévalo, un profesional de la Salud con más de 20 años de residencia en el distrito de San Ramón, en donde es gerente de una clínica. El médico Elera comentó su experiencia en la dosificación de la Ivermectina como medicamento alternativo en pacientes con coronavirus en su fase primaria. Como una iniciativa privada en alianza con el Rotary Club de Chanchamayo, organización comprometida con la adquisición de la Ivermectina, se realizó una primera campaña de dosificación voluntaria en el Centro Penitenciario de La Merced, lugar que prácticamente era un foco infeccioso entre administradores, trabajadores y reclusos. Según los resultados mostrados los contagios disminuyeron y las personas con covid-19 no agravaron su salud. Entre los efectos colaterales solo se presentaron dos casos de diarrea.

Esta acción llamó la atención de los alcaldes de la provincia de Chanchamayo, por lo que convocaron al médico Elera, a su equipo de profesionales, y a los dirigentes del Rotary Club. El alcalde distrital de San Ramón, Dubal Olano, fue el primero en realizar campañas públicas gratuitas de dosificación voluntaria con Ivermectina a sintomáticos COVID-19 en su jurisdicción. En las semanas siguientes se sumaron el alcalde provincial de Chanchamayo, el alcalde distrital de Perené y el alcalde distrital de San Luis de Shuaro. Y con ellos, todas las instituciones que conforman los comités de control y prevención del virus, como la Policía Nacional, el Ejército, Compañía de Bomberos, y los directores de los Hospital de EsSalud y del MINSA.

Las campañas públicas de dosificación deben tener como mínimo 4 fechas semanales, para evitar aglomeraciones se sectorizan los lugares en cada ciudad, asimismo se pide una declaración jurada a las personas que tomarán el medicamento mencionando que tiene algún tipo de síntomas que produce el nuevo coronavirus y dando su autorización para la dosis. Entre las críticas se mencionan que la Ivermectina (veterinaria) no debe ser aplicada en humanos y que tampoco se trata de un medicamento que previene la enfermedad, por lo que la campaña no serviría de mucho. Ante esto, los alcaldes fueron tajantes en mencionar que se trata de tomar decisiones sobre el peligro del avance del virus en Chanchamayo. La población mayoritariamente apoya la dosificación.

Según datos oficiales los contagios siguen en aumento pero a menor ritmo. Sin embargo, los problemas actuales que sufre la provincia son el colapso de los hospitales, la falta de presupuesto y personal de salud, así como la falta de oxígeno. Chanchamayo vive su peor momento de la pandemia.