Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

El coronavirus (Covid-19) y el lavado de manos

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Róger Agüero, ingeniero, especialista en Agua y Saneamiento de la Asociación SER

Recién nos acordamos de la importancia del lavado de manos.

Desde hace muchos años, en la Asociación SER, venimos sensibilizando y capacitando en lavado de manos a las familias e instituciones educativas de las poblaciones rurales del Perú, en donde ejecutamos proyectos de agua potable y saneamiento. No somos la única entidad que hace esto. En el país, prácticamente todas las entidades que hacen proyectos de agua y saneamiento rural, incorporan el tema de la educación sanitaria y ambiental que incluye al lavado de manos.  ¿Por qué esta preocupación? ¿Por qué esta insistencia?

Porque los estudios e investigaciones realizadas nos muestran que con el correcto lavado de manos se puede evitar más del 50% de transmisión de enfermedades infectocontagiosas, como las diarreas infantiles en los niños y niñas menores de 5 años, enfermedades que principalmente provienen de las aguas contaminadas y de la mala eliminación de las excretas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las diarreas y las infecciones respiratorias agudas son responsables de dos tercios de las muertes en niños menores de cinco años en América Latina. El lavado de manos con jabón puede prevenir estas enfermedades, reduciendo al mínimo la transmisión de elementos contaminantes que se encuentran en la materia fecal. Los estudios han demostrado que algo tan simple como lavarse las manos con jabón previenen enfermedades, e incluso muertes, pero enseñar esto no es sencillo.

Las campañas en radio y televisión no son efectivas, si no se acompañan con acciones en la comunidad. Las familias y las escuelas son los ambientes donde se concientiza mejor sobre la importancia de la higiene.

¿Cómo estamos?

En el sitio web del Banco Mundial se indica que en el Perú, el lavado de manos aún resulta poco común. Estudios del 2008 de IMASEN, indicaban que la falta de jabón era el mayor obstáculo para lograr un lavado efectivo. Sin embargo, otras investigaciones (PRISMA 2003) hallaron que el 99% de hogares del Perú cuentan con jabón, pero que este no es accesible a los niños ya que las madres suelen esconderlo para evitar que sus hijos lo gasten.

Los estudios indican que las campañas en medios de comunicación tienen poco o ningún efecto en lograr que los niños de Perú y de otros países del mundo se laven las manos. En cambio, si en la casa o en una escuela se habla sobre el tema y se les da agua y jabón, muchos más niños tendrán las manos limpias.

Es importante que exista el Día Mundial de Lavado de Manos y es importante que se promocionen al máximo este buen hábito.

El Coronavirus ya está en el Perú

Para muchos, en marzo de 2020 el lavado de manos aparece como algo nuevo, como algo que es urgente de poner en práctica. Esto sucede recién con la presencia de la pandemia Cononavirus (Covid-19).

La OMS nos indica que a la fecha la epidemia ha causado más de 3.500 muertes y cerca de 110.000 contagios en más de 100 países.

Ahora tenemos 11 casos de Coronavirus, y se habla mucho de ello. Pero también tenemos muchas personas afectadas por el Dengue, y se habla muy poco de ello. Asimismo, ahora, tenemos niños de Pasco que con plomo de minería en la sangre vienen a Lima a pasar las noches frente al MINSA pidiendo que los atiendan, y no se habla de ello.

Todo Derecho Humano a la Vida, es importante.

La OMS para evitar la propagación o contagio de la Coronavirus recomienda Lavarse las manos frecuentemente con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón. Así matará el virus si este está en sus manos.

Enhorabuena, hoy en día por diferentes medios de televisión, radio y periódicos los expertos recomiendan como una de las medidas el lavado de manos, incluso han señalado que en el Metropolitano de Lima ya han condicionado espacios de lavado de manos con agua y jabón, también piden que en los hospitales y postas médicas el agua potable funcione en forma permanente y tengan jabón para lavarse. Asimismo, señalan que en las viviendas se deben lavar las manos en forma continua. Y así, siguen una serie de recomendaciones…

Para cumplir con el efecto esperado de lavado de manos se debe tener en cuenta la siguiente técnica que consiste en: Mojar las manos con agua a chorro, frotar con jabón las manos y dedos hasta formar espumas, entrelazándolas y moviendo primero en una dirección y luego en la dirección contraria; enjuagar las manos con agua a chorro hasta quitar todo el jabón y secar las manos con toalla o tela limpia.

Ojalá, más allá de lo que duré la propagación de la epidemia, cada persona aprenda y practique el hábito de lavarse las manos en forma continua y así prever el contagio de las enfermedades como la producida por el Coronavirus.

Más allá del Coronavirus

Por otro lado, en el año 2018, Tania Goosens, directora del Programa Mundial de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) manifestó que “El 50% de la causa de la anemia en Perú es por falta de acceso al agua, saneamiento e higiene”.

Estas afirmaciones, realizadas por la representante de la ONU sobre la reducción de la anemia en el país, donde los más afectados son los niños y niñas y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde señala que el lavado de manos con jabón puede prevenir muchas enfermedades, nos reafirma en nuestro trabajo de seguir insistiendo con tenacidad el trabajo de educación sanitaria, dentro de ellas el lavado de manos, en las familias y en las instituciones educativas de las poblaciones rurales donde SER viene implementando proyectos de agua potable y saneamiento, contribuyendo al derecho al agua y al saneamiento de las poblaciones empobrecidas.

Derecho Humano al Agua y Saneamiento

Además, de lo señalado, la falta de abastecimiento de agua potable y de saneamiento produce enfermedades infectocontagiosas. Entre ellas las Enfermedades Diarreicas Agudas (EDAs), además de parasitosis y enfermedades dérmicas.

Por ello, un problema mayor se presentará en las poblaciones que aún no cuentan con servicios de agua potable y saneamiento y no tienen este derecho que como ciudadanos y ciudadanas les corresponde. En Lima, se indica que cerca de un millón de personas no tienen instalaciones domiciliarias de agua y dos millones de personas no tienen acceso al saneamiento. La situación es más crítica si recordamos a la población rural que no cuenta con agua, que son 3.3 millones de peruanos y peruanas que viven en poblados de menos de 200 habitantes. Este sector de la población se encuentra excluido de todos los programas regionales y nacionales de agua y saneamiento que implementa el Estado. Es decir, la población más pobre del Perú no tiene acceso, como derecho, al agua y saneamiento.

Hay que aprender a lavarse las manos, sí; y también hay que aprender a mirar otras enfermedades y carencias que afectan a las poblaciones rurales; y asimismo  hay que mantener el esfuerzo por lograr que todos ejerzan su derecho al agua y saneamiento.