Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¡Alto a la destrucción de la Amazonía!

foto Charlie Hamilton James (NATGEO)

Los miles de incendios que afectan la Amazonía han puesto en alerta al mundo entero. Sin embargo, lo que hemos observado durante las últimas dos semanas no es sino la punta del iceberg de los dantescos problemas ambientales que afectan a nuestro planeta desde hace décadas, los cuales se van agravando año a año sin que los gobiernos hayan implementado una acción sistemática y conjunta que permita avizorar algún tipo de solución.

Al contrario, a tenor de las reacciones tardías de la mayoría de autoridades – tanto de otros países como del nuestro –, todo indica que los esfuerzos dirigidos a construir un marco institucional y organizativo alrededor de este tema, han resultado limitados e ineficaces para atender la emergencia e impedir la realización descontrolada de las actividades humanas que depredan el medio ambiente amazónico. Y en este escenario tan complicado, la presencia de un personaje como Jair Bolsonaro al mando del gobierno de Brasil, muestra el peligro que representan políticos inescrupulosos que son aliados de los sectores económicos que más daño causan a la naturaleza.

Volviendo la mirada al Perú, la situación ambiental de nuestra Amazonía es tan precaria como la de Brasil o Bolivia por lo que no sería de extrañar que ante una escalada de incendios forestales quedemos atrapados entre la falta de preparación para prevenir desastres y la escasez de medios para afrontarlos. El Perú no cuenta con suficientes bomberos forestales ni dispone de los equipos básicos, pero sobre todo se sigue insistiendo en realizar quemas indiscriminadas como parte de las labores agropecuarias, que no tienen sanción alguna.

Y además de todo ello, tampoco se cuenta con una coalición sólida a nivel continental para proteger un territorio fundamental para la supervivencia en nuestro planeta. Basta observar la inoperancia de una instancia como la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica – OTCA, que ha sido incapaz de coordinar acción alguna en el momento en el que más se le necesita. Esta ausencia viene llevando a las grandes potenciales mundiales a pensar en formas alternativas de gobierno  y gestión de la Amazonía, que sin duda generarán nuevos conflictos.

En Noticias SER, exigimos al gobierno peruano adoptar acciones decididas para enfrentar los problemas señalados, como la implementación del Plan de prevención y reducción de riesgos de incendios forestales, la aplicación de sanciones penales a los responsables, y en general enfrentando toda actividad económica -legal o ilegal-  que acabe con el bosque y la vida silvestre. La destrucción de la Amazonía no puede continuar, ya que se trata de una cuestión de vida o muerte, en la que hasta la fecha estamos perdiendo la batalla.