Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Bancadas sin retorno

El desprestigio del Congreso de la República es uno de los problemas constantes de la democracia peruana, habiéndose agravado los últimos dos años debido al autoritarismo de la bancada parlamentaria dirigida por Keiko Fujimori y la resistencia de la clase política asentada en el Poder Legislativo para aprobar una serie de reformas políticas tendientes a mejorar la calidad de la representación, luchar contra la corrupción y garantizar los derechos de la ciudadanía frente a determinados sectores económicos.

La salida a la crisis del Congreso se encuentra aún bastante lejos y se seguirá agravando con el agrietamiento de las bancadas, tal como ocurre en el caso de Peruanos Por el Kambio, que ha perdido a tres de sus integrantes el último fin de semana, dejando al grupo oficialista con 11 miembros, y seguramente pronto tendremos noticias de nuevas renuncias a Fuerza Popular, a medida que avancen las investigaciones sobre el financiamiento electoral recibido por este grupo.

Más allá de los motivos difundidos por los renunciantes, una consecuencia automática de este hecho es la conversión de estos en gestores de intereses políticos individuales y la transformación del Parlamento en una suerte de mercado de votos y conciencias. En un escenario de este tipo, temas fundamentales como la reforma de la administración pública o la elección de los integrantes del Tribunal Constitucional acaban siendo decididos como intercambios de favores.

Ciertamente, la responsabilidad principal en este problema cabe a los partidos políticos por incluir en sus listas de candidatos al Congreso a personas ajenas a la organización y sin mayores vínculos programáticos; pero también es necesario prestar atención a algunas reglas electorales que incentivan esta forma de actuación, como el voto preferencial, la ausencia de mecanismos transparentes de elección de candidatos o la exclusividad de los llamados partidos nacionales para participar en las elecciones parlamentarias.

En Noticias SER creemos que la reforma política es fundamental para contar con un Congreso de la República sustancialmente distinto al actual el año 2021. Por lo pronto, las propuestas de no reelección de congresistas y el improbable retorno del bicameralismo, no generaran un cambio sustantivo en nuestro agotado sistema político, y probablemente llevaran a tener en el 2021 un congreso tan poco representativo como el actual.