Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Diálogo para el desarrollo

Foto: ianetica.com

Julio Failoc Rivas.

“Jueves de diálogo” es un interesante foro virtual promovido por el Instituto de Gobernabilidad “López Follegatti”. Lanzado hace más de un mes con temas de coyuntura, que exigen un diálogo que haga que las partes encuentren puntos comunes para avanzar hacia una meta o un objetivo que contribuya al desarrollo.

El diálogo es para muchos un instrumento útil para el desarrollo, por consiguiente, es bienvenido, porque solo así podremos lograr entendimientos y consensos que tanto necesitamos. En Tacna tenemos varios problemas de comunicación que podríamos solucionarlos con el diálogo, sobre todo porque nos mantienen estancados y están afectando nuestro desarrollo.

El artículo 71 de la Constitución que limita la inversión privada alrededor de los 50 kilómetros, el proyecto Vilavilani que nos mantiene enfrentados a tacneños y puneños, o la necesidad de un gran acuerdo regional sobre la forma como enfrentar la crisis generada por el covid-19, temas tan necesarios para la reactivación económica podrían formar parte una agenda para un dialogo que nos haga arribar a puntos comunes para superar la crisis y avanzar hacia el desarrollo.

Es así como todos los jueves un grupo de ciudadanos empieza a dialogar sobre temas fundamentales como la necesidad de la participación ciudadana en la lucha contra la pandemia como respuesta al colapso del sistema de salud, en la que se definió una estrategia de conformación de comandos Covid-19 vecinales, para el control y la vigilancia social, orientada a la protección de grupos en riesgo de letalidad, evitando su contagio.

De la misma forma, se ha promovido un foro regional para discutir propuestas para la reactivación económica en zonas de frontera, en la que participaron varios gobernadores (Tumbes, Ucayali y Madre de Dios) y todos los presidentes de las cámaras de comercio de las zonas de frontera. En este marco, se han logrado puntos comunes, como la creación de fondos de desarrollo transfronterizos, la inversión pública en proyectos con mano de obra intensiva para la activación de la demanda, la implementación de beneficios arancelarios para el comercio electrónico en zonas de frontera, y la creación de una plataforma virtual para promocionar y vender las ciudades como destino turístico que aporte a la reactivación económica de las zonas de frontera, para ser gestionadas ante el ejecutivo y el legislativo.

Finalmente, se ha puesto en tapete el diálogo en torno al proyecto Vilavilani, que se encuentra estancado por oposición de la provincia de Tarata y el departamento de Puno. El anuncio del retiro de los tres componentes en conflicto, no ha sido suficiente para los opositores al proyecto Vilavilanni quienes ya han declarado que el proyecto no va. ¿la gran interrogante es porque piden la cancelación del proyecto si los componentes en conflicto ya han sido retirados?

No tenemos ninguna duda que el diálogo permite entenderse a las partes y si lo usamos como un instrumento de gestión, puede ser una herramienta poderosa para el desarrollo.