Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

El año que se sobremilitarizó el VRAEM

Secuencia de hechos que se producen en Unión Mantaro, Mazangaro, Villa Progreso, por parte de acciones militares en el VRAEM.

CIDDH, Diciembre 2013

En los últimos meses, las FF.AA. y la PNP han emprendido acciones conjuntas en la zona cercana a Unión Mantaro, distrito de Canayre, provincia de Huanta, lugar estratégico para el flujo de drogas e insumos donde la subversión realiza permanentes hostigamiento contra el personal policial-militar asentado en las instalaciones militares, ocasionando frecuentemente, la pérdida de vidas entre personal acuartelado [1] . Hechos que ocasionalmente son cubiertos por la TV nacional [2]  

La escalada de estos sucesos es el resultado de una sobremilitarización de esta región [3] , en la margen izquierda del Mantaro. Es el caso de la localidad de Mazángaro, que tiene 9 anexos [4]  y que cuenta con un extenso perímetro en estado de emergencia, usado para la planeación de operaciones militares, toques de queda, retenciones forzadas de población que no puede salir a sus faenas agrícolas, la construcción de un aeródromo militar (Otari Colonos, Pichari), presencia policial y/o militar extranjera en la base policial de Palmapampa –con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico-, el anuncio de la erradicación de cultivos de coca, acciones policiales y militares integradas y “mega operativos”, con numerosas detenciones no justificadas de campesinos y dirigentes, así como frecuentes hostigamientos, ataques, fuego cruzado, señalamientos, que afectan la seguridad de la población civil que vive en la zona, entre campesinos, mujeres, niños. Hoy, 9 de diciembre, mientras el presidente Humala se encuentra en Pampa de la Quinua en un aniversario de la Batalla de Ayacucho, solicitamos revise las estrategias  y se acuerde de las necesidades efectivas de la población civil que no quiere volver a vivir el sufrimiento de los años 80.

En realidad, estos hechos no son aislados y empiezan a convertirse en un escenario de guerra permanente que involucra y afecta a una población civil que no cuenta con el Estado, que desconfía de ellos y los acusa de ‘colaboradores’. Tienen serios antecedentes desde el agosto del 2008 y aun antes, en diversas localidades del territorio que comprende el VRAEM y en donde funcionan más de 40 bases antisubversivas, que son frecuentemente instaladas en las cercanías de poblaciones o en locales de colegios. Así lo demuestran los hechos producidos en febrero del 2011: hostigamientos a Base Unión Mantaro con un efectivo herido [5] ; en Kepashiato el 6 de mayo del 2013, con el saldo de 9 personas heridas en el ataque militar a una unidad de transporte público; lo ocurrido el 8 de setiembre del año pasado, con el fallecimiento de la escolar Soraida Caso Asparre (9), como consecuencia de fuego cruzado en Ranrapata, Junín; instalaciones militares en escuelas, entre otros. En enero del 2010, 160 comuneros habían solicitado la reubicación de la base militar para no verse perjudicados por la situación, pero nada ha sucedido, Debemos recordar que, según las normas de derecho nacional e internacional aplicables, la población civil no debe ser confundida, en el marco de acciones de develamiento de delincuentes, de confrontación con grupos irregulares o incluso, en situación de conflicto armado. 

Los hechos que provocaron la muerte de ‘Alipio’ y ‘Gabriel’, en agosto del 2013, constituyen un severo golpe al ala militar de SL, y refleja la mejora en la capacidad de acción conjunta de las fuerzas del orden, pero no debe llevar a los excesos que se producen como consecuencia de este accionar. El 16 de agosto del 2012 se reportaron hostilidades en las cercanías de Nueva Esperanza. El día miércoles 16 de noviembre, alrededor de las 8:30 pm, se produjo acciones de ablandamiento con el arrojo de bombas pesadas desde dos helicópteros Mi-35P. Uno de ellos arrojó una bomba de alto poder explosivo [6]  que cayó sobre la comunidad Nueva Esperanza, en Mazángaro, distrito de San Martin de Pangoa, provincia de Satipo, VRAEM. La comunidad, se había reunido por una reunión colectiva. Según un poblador, la bomba cayó al frente del señor Pablo Huamán Vilcapoma, quien murió como consecuencia de sus graves heridas y su cadáver fue levantado por el fiscal de Kimbiri. Hubo, además, cuatro heridos: Joel Montes Pérez (34), José Paraguay Sánchez (24), Gabino Toscano Curo, con heridas de gravedad en su columna vertebral y Praxides Oscco Palomino (21). El resto tuvo el reflejo de tirarse al suelo y dejar que pase la explosión. La bomba cayó a 20 m. del colegio que ahora está sin techo. También se reportan 35 casas destruidas. Las FF.AA emitieron el Comunicado Nº 025-2013 reconociendo los hechos y prometiendo ayuda. El hecho trajo como consecuencia el relevo del jefe del Comando Político Militar en el VRAEM y el ministro de Defensa, Pablo Cateriano, tuvo que presentarse en la Comisión de Defensa del Congreso.

El día 26 de noviembre en la noche, en la comunidad de Villa Progreso, distrito de Canayre, se produjeron disparos desde  helicópteros que llevaron a la desaparición temporal de dos personas, Javier Cóndor Gente y su hijo Erick Cóndor Huayaco, los mismos que fueron usados como guías, por una patrulla. Ese día, falleció el soldado del Ejército Sauki Entsakua Chumpiu, como consecuencia de un disparo de los subversivos. El día sábado 7 de diciembre, a las 11.30 de la noche, en las inmediaciones de Unión Mantaro, una patrulla del ejército confundió y disparó contra una casa, ocasionando heridas a Santiago Fernández Paitán. El juez de paz de Canayre, ha tomado nota.

Es frente a este conjunto de hechos lamentables, que solicitamos a los representantes del Gobierno peruano que tomen las medidas necesarias para que –en el marco de las acciones que realizan para enfrentar el terrorismo y el narcotráfico- hechos de este tipo no vuelvan a ocurrir y en particular cuando afecten la integridad y los derechos fundamentales de la población civil de la zona.

[Este documento ha sido elaborado de manera institucional por el equipo del CIDDH, pero en el que el autor de esta columna colaboró significativamente].

NOTAS:

1. El 16/2 2013 el Capitán Germán Parra, en noviembre 2012, el teniente Roberto Andrés Obregón. Un total de 15 atentados y 25 acciones de hostigamiento en 3 años. http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&idE=1010&idS=228
2. Ver: http://www.panamericana.pe/24horas/nacionales/143033-exclusivo-sendero-ataca-base-antiterrorista-union-mantaro-junin, http://www.youtube.com/watch?v=pCVzap4rSGU.
3. Más de 40 bases militares y policiales, 1,700 efectivos.
4. Nueva Esperanza, Palmeras, Jesús Belén, Nueva Libertad, Valle Hermoso, Alto Mantaro, Bellavista, San Juan Mantaro, Shimpishiato
5. Comunicado Oficial 01-2011 del Comando Conjunto, del 10 de febrero del 2011.
6. Ver: http://www.larepublica.pe/18-10-2013/nos-lanzaron-bombas-afirma-poblador-tras-operativo-militar