Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

El Presidente tiene la palabra

Foto: RPP

Cada día que pasa sin tener mayores avances sobre la propuesta de adelanto de elecciones, se incrementa la desafección ciudadana hacia la clase política y se debilitan las opciones del presidente Martín Vizcarra para continuar impulsando el cambio que la población exige. Sabedores de ello, los grandes beneficiarios del statu quo político y económico vigente en el país, han cerrado filas oponiéndose a la realización de un nuevo proceso electoral y al mismo tiempo buscan restringir las facultades presidenciales para presentar una nueva solicitud de confianza, al ser este el único camino constitucional con el que cuenta el gobierno para salir del actual problema.

Para conseguir este objetivo, la alianza aprofujimorista instalada en el Congreso de la República, buscará tomar el control del Tribunal Constitucional en las siguientes semanas, mediante la elección de magistrados cercanos a sus posturas, lo que además les garantizará un trato favorable en los procesos judiciales seguidos en contra de sus principales integrantes como parte de la lucha anticorrupción. De tener éxito, no queda duda que los siguientes pasos irán en dirección de un cambio en la Presidencia, obteniendo así el control del gobierno que el pueblo les negó el año 2016.

Evitar este desenlace contrario a la democracia debe ser el principal objetivo del Poder Ejecutivo en su conjunto, por ello tanto el Presidente Martín Vizcarra como el Primer Ministro Salvador del Solar, no pueden seguir haciéndole el juego a Fuerza Popular, el APRA y sus demás aliados en el Parlamento, dilatando injustificadamente el uso de los mecanismos que la Constitución les franquea; y menos deben escuchar los cantos de sirena de quienes insisten en promover un diálogo y una agenda de consenso que ya se ha probado imposible por la prepotencia y autoritarismo inherentes al fujimorismo.

En Noticias SER creemos que el bloqueo de la propuesta de adelanto electoral y la consiguiente incertidumbre sobre el futuro político, sólo nos conducen a un escenario peor al que vivimos durante los últimos tres años. Si el Presidente Vizcarra todavía pretende jugar un rol para salir de este entrampamiento, tiene que actuar a la brevedad. De lo contrario, él será el primero en irse.