Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Frente al repliegue de la mafia, iniciativa y movilización

Foto: Diaro La República

La cuestión de confianza planteada por el gobierno al Congreso de la República ha cumplido el objetivo de impulsar el debate e iniciar la aprobación de las propuestas de reforma judicial y política, poniendo en evidencia, una vez más, la mala fe y el afán obstruccionista que han caracterizado al fujimorismo y sus aliados desde el 28 de julio del 2016.

Como sabemos, durante varias semanas el Parlamento se ha dedicado a dilatar sin motivo alguno la discusión de los temas que deben ser materia de referéndum, ignorando el clamor mayoritario de la población que exige tener voz y voto para definir algunos aspectos clave del marco normativo que regirá la elección de los jueces y fiscales, la organización del Poder Legislativo, el financiamiento de los partidos políticos y la elección congresal. Dado el alto desprestigio de los actuales legisladores, la participación directa de la ciudadanía es fundamental para dotar de legitimidad a un proceso de reforma que implica la modificación de varios aspectos clave de la actual Constitución Política.

Dicho esto, haríamos mal en considerar que este repliegue coyuntural de Fuerza Popular y otros grupos políticos parlamentarios, implica un cambio sustantivo en la dinámica política impuesta por la mayoría fujimorista, especialmente si tenemos en consideración su interés en evadir las investigaciones judiciales seguidas en contra de Keiko Fujimori y la propia organización por el financiamiento ilegal de las últimas campañas electorales. El mejor ejemplo de ello es el apoyo brindado a Pedro Chavarry para que este se mantenga como Fiscal de la Nación, a pesar de que la abrumadora mayoría de la población y un sector mayoritario del Ministerio Público exigen su renuncia.

En Noticias SER creemos que el gobierno no puede bajar la guardia ni dejar de mantener la iniciativa política si es que realmente está interesado en hacer frente a la corrupción y a las mafias que han copado a nuestro Estado. Y al mismo tiempo llamamos a la ciudadanía a mantenerse alerta y movilizada, haciendo oír su rechazo y condena a quienes no cejaran en impedir o neutralizar el avance de las reforma política y del sistema de justicia.