Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Gobernar las regiones es cosa seria

Mientras la clase política limeña se encuentra concentrada en las consecuencias judiciales y políticas del caso Lava Jato así como en el persistente enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y lo que queda del fujimorismo en el Congreso de la República, un grupo de gobernadores regionales recientemente electos ha dado inicio a una suerte de ruta política con miras a las elecciones presidenciales del año 2021, seguramente alentados por la relevancia que ostentan los dos ex presidentes regionales que actualmente desempeñan los cargos más altos en el gobierno central: el Presidente Martín Vizcarra y el Presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva.

Un aspecto que resalta en este escenario es que la mayoría de estos actores se ubican a la izquierda, destacando los casos de Walter Aduviri en Puno, Vladimir Cerrón en Junín y Zenón Cuevas en Moquegua, aunque también podría ubicarse en este sector a Mesías Guevara en Cajamarca, recientemente elegido como Presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales. Esta postura política se ha expresado en propuestas como la participación de las regiones en las utilidades que reciben las empresas mineras, planteada por Cuevas, la importación de gas desde Bolivia, lanzada por Aduviri y el mismo Cuevas, o las observaciones al proyecto minero Conga, sostenidas por Guevara.

Por lo pronto, el tono de estos y otros planteamientos, les ha permitido llamar la atención de algunos medios de comunicación nacional, especialmente al puneño Walter Aduviri, quien trae consigo la fama obtenida el año 2011 en medio del conflicto minero ocurrido alrededor del proyecto minero Santa Ana. Sin embargo, este protagonismo mediático podría ser coyuntural si es que no es acompañado por una gestión adecuada y honesta de las administraciones regionales que les toca conducir, respondiendo las expectativas y necesidades del electorado que les ha otorgado su confianza.

En Noticias SER creemos que la primera tarea de los nuevos gobernadores regionales es lograr que la ciudadanía recupere la confianza en sus autoridades, luego de los sucesivos fracasos de gestiones corruptas y/o ineficientes. Para ello deben concentrar sus esfuerzos en cumplir con el mandato que el electorado les ha dado, que es promover el desarrollo y representar sus intereses ante el gobierno nacional. Pensar con tanta anticipación en aventuras electorales presidenciales o de otro tipo, sólo servirá para desatender dicho mandato y generar el desgobierno en la región, como ya ha ocurrido en más de un caso en el pasado.