Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogada y especialista en gestión pública

¡La Educación en peligro! : una razón más para que se vayan todos

¿Hay algo peor que escuchar a los fuji-apristas en el pleno; y ver con impotencia como siguen jodiendo al Perú? Sí, que la congresista Tamar Arimborgo esté presidiendo la Comisión de Educación en el Congreso. Su presencia en dicho cargo pone en peligro las bases para poder salir de la pobreza, y disminuir las brechas de género.

Ella, que preguntó sin un mínimo de remordimiento si ¿existen los crímenes de amor? justificando así  la violencia contra las mujeres. Ella, que se opuso a la paridad y alternancia de la reforma política, señalando que las feministas no la representan (como si no les debiera a las feministas el hecho de estar sentada en el congreso, luego de las luchas interminables en las que hemos exigido “igualdad”). Ella, que se opuso al enfoque de género en el currículo  nacional de educación básica, y dijo que puede causar cáncer y sida. Ella, ahora se quiere meter en la reforma de la educación universitaria.

Con la reforma universitaria no!

Hasta antes de la promulgación de la Ley Universitaria, “Las universidades peruanas, vistas de manera global, debido a la gran masificación de la educación superior, al reducido presupuesto estatal y al atraso ante el gran desarrollo científico a nivel mundial se ha visto en una encrucijada, desde fines del siglo XX, de cómo impartir una enseñanza acorde a las necesidades sociales y económicas del país”[1]. El punto central, la calidad en la educación, de la que se desprendían otros problemas. Diferentes gremios, políticos, autoridades y catedráticos, finalmente llegaron a conciliar acuerdos, y así nació la Ley Universitaria.

Con la Ley se creó la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), estableciéndose el licenciamiento obligatorio y renovable de las universidades. El licenciamiento “es uno de los cuatro pilares del Sistema de Aseguramiento de la Calidad y constituye un mecanismo de protección del bienestar individual y social de los ciudadanos que buscan acceder al Sistema Universitario”[2]. Es decir, la SUNEDU como órgano especializado, determina el estándar de calidad para las universidades, necesario para asegurar el derecho a la educación de calidad prescrito en la Constitución.

Esta semana La Comisión de Educación del Congreso, aprobó solicitar al Pleno del Parlamento facultades para formar una comisión para investigar a la SUNEDU. ¿Para qué? Para investigar supuestas irregularidades, y por su “intromisión” en la autonomía de las universidades.

Recordemos que en el 2016 existieron propuestas de reformas de la Ley, intentando desnaturalizarla. Sus “propuestas” entre otras cosas, era cuestionar el tema de la autonomía. En ese momento Manuel Burga, exrector de la UNMSM señaló[3] que la autonomía no debería servir como pretexto de otros intereses, como parece está volviendo a suceder ahora.

¿Qué hay detrás de esta pantomima? Intereses políticos y económicos a los que no les importa la situación de los universitarios. Ante esto hay que estar alerta, no podemos permitir tal retroceso.

Aquí un motivo más para salir a las calles este 5 de setiembre. Por eso, ¡Que se vayan todos!

 

-------------

[1]                    MENDOZA VIDAL, Jorge Américo “Los fundamentos de una nueva Reforma Universitaria desde el movimiento social peruano. Reinterpretando la calidad, equidad y pertinencia.” UNMSM 2011. file:///C:/Users/Teresa%20Santillan/Downloads/7700-Texto%20del%20art%C3%ADculo-26811-1-10-20140521.pdf.

[2]                    http://www.unsch.edu.pe/licenciamiento/SUNEDU_Inicio_Lic_Univ_opt.pdf

[3]                    https://redaccion.lamula.pe/2016/11/04/ley-universitaria-manuel-burga-autonomia/danielavila/