Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La fundación de Huamanga

De Villaviciosa a San Juan de la Frontera

Hace 478 años bajo la atmósfera variada y típica del mes de enero: lluvia matutina, sol radiante del meridiano, nubosidad y tibio atardecer se fundó Huamanga en el contexto del levantamiento de Manco Inca, la guerra entre los conquistadores,  y el establecimiento de las encomiendas y el virreinato.

En 1536, el Capitán Juan de Berrio, por órdenes de Francisco Pizarro estableció la primera guarnición militar española en Quinua con la finalidad de detener el ataque de las tropas de Manco Inca.[1] Posteriormente, el 29 de enero 1539, la guarnición militar fue convertida en una villa, en el mismo “Quinua donde estuvo fundada”. Sobre la fundación Pizarro dice: “ayer miércoles que se contaron 29 de enero fundé y poblé esta villa de San Juan de la Frontera”.[2]

Los documentos indican que la primera denominación fue “Villaviciosa de Huamanga”[3] y posteriormente “San Juan de la Frontera”. Acerca dela modificación el rey Carlos V, con fecha 9 de enero de 1541, hace constar: “que la dicha villa se comenzó a fundar se llamava Villaviciosa de Goamanga e que agora […] le puso otro nombre ques San Juan de la Frontera”.[4]

Villaviciosa de Huamanga se puso en referencia a la ciudad española de Villaviciosa de Asturias, por el parecido de sus fértiles valles que se extendían por los territorios actuales de Huamanga y Huanta, y por ser un espacio que concentraba una alta densidad poblacional indígena multiétnica. Por otro lado, la expresión “San Juan” era en honor a Juan Berrio por establecer la primera guarnición el 30 de setiembre de 1536 y “frontera”, por ser “fronteriza  que ha sujetado siempre al infiel enemigo” y las tropas rebeldes de Manco Inca.[5]

En 1540, en plena continuidad de la tenaz resistencia de Manco Inca, “en cabildo de 1 de abril del dicho año trataron de mudar la población donde tenían que era en Quinua Cocha y determinaron fundarlo en el asiento de Pucaray”.[6] Dado el acuerdo, el traslado y el establecimiento en Pucaray se produjo el 25 de abril de 1540.

La mayoría de los primeros colonos españoles de la ciudad de Huamanga fueron fundamentalmente encomenderos que se apoyaron de la actividad agrícola en los cortos y fértiles valles, como también, de los obrajes, y muchos de ellos eran dueños de la mina de Huancavelica y Castrovirreyna, que no vivían en las minas por ser muy frías y de clima seco. Así, Huamanga era el granero, centro textil y ciudad central de esta zona minera.[7]

En los años, décadas y siglos siguientes, la ciudad de Huamanga, fue una de las mejores representaciones regionales por su lealtad a la Corona y por su hispanidad, no sólo por sus habitantes, sino por su arquitectura señorial: casi cada manzana se hallaba embellecida por un templo de las Carmelitas o conventos de los agustinos, dominicos, jesuitas y franciscanos, constituyendo un centro ceremonial, lleno de galerías, bóvedas, arquerías, monolitos, jardines, huertos y casas solariegas, que sobresalieron en las mejores  décadas virreinales.

 


[1] Alberdi Vallejo, Alfredo. El mundo al revés. Guamán Poma Anticolonialista. Berlín: WVB, 2010: 52. 

[2] Lohman Villena, Guillermo. “La fecha exacta de la fundación de Huamanga (29 de enero de 1539)”. En: Revista Histórica, Instituto Histórico del Perú, tomo XXXVI, Lima, 1987-1989: 9-14. Purizaga, Medardo. Las fundaciones españolas de Huamanga. UNSCH, 2005: 15-19.  

[3]Archivo General de las Indias (AGI). Lima, 565. L. 3/1; AGI. Lima, 314. Citado en: Vallejo 2010: 40. 

[4]AGI. Lima, 565. L. 3/1. En: Alberdi 2010: 46.

[5] Vallejo 2010: 51. 

[6]ARAY. Segundo Libro de Cabildo, Justicia y Regimiento de la Villa de San Juan de la Frontera de Huamanga. Leg. 01, 1540.

[7]Stern 1986;  Salas 1998.