Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿La hora de Vizcarra?

El desplome de la aprobación de Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori, según una última encuesta difundida el día de hoy, coincide con el inicio de recolección de firmas de apoyo a la segunda moción de vacancia contra el Presidente de la República. La presentación formal de esta solicitud en el Congreso de la República es cuestión de horas, por lo que en los siguientes días veremos si los promotores de la vacancia acaban nuevamente con los crespos hechos o si finalmente consiguen los 87 votos necesarios para que Kuczynski deje Palacio de Gobierno, poniéndose en línea con el sentimiento mayoritario de la población.

En esta coyuntura resulta inevitable el ingreso a escena del vicepresidente Martín Vizcarra a quien, conforme al mandato constitucional, correspondería asumir la dirección del país. En este sentido, un primer aspecto a señalar es que a diferencia de lo que ocurrió en diciembre del año pasado en que ambos vicepresidentes ofrecieron su renuncia en caso de aprobarse la vacancia, ahora resulta evidente el distanciamiento que existe entre Vizcarra y el núcleo del actual Poder Ejecutivo. Esta circunstancia busca ser aprovechada por Keiko Fujimori y su grupo político, que además de sus votos vienen ofreciendo apoyo y colaboración al primer vicepresidente, seguramente con la expectativa de obtener mayor poder político en un eventual nuevo gobierno y buscando asegurar de esa forma su impunidad en las investigaciones que realiza el Ministerio Público.

En Noticias SER creemos que el futuro de nuestra precaria democracia no puede sujetarse a los intereses subalternos de ningún grupo político y menos de los que más cuestiona la ciudadanía por haber recibido dinero de la corrupta empresa Odebrecht. Bajo las actuales circunstancias lo que le correspondería realizar a Martín Vizcarra es unir tras él a todas las fuerzas democráticas – que, ciertamente, están más allá de las que actualmente ocupan escaños en el Congreso de la República – a fin de garantizar la continuidad de la lucha contra la corrupción y de paso revertir el ilegal indulto concedido a Alberto Fujimori.