Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La urgencia de rebajar tarifas de servicios básicos

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Manuel Chávez. Comunicador social

Desde el Estado nos dicen que la pandemia que estamos pasando es similar a una guerra, y claro que es similar, pero muy desigual por dos razones: nos enfrentamos a un enemigo invisible –el Covid19 y somos una sociedad que da la batalla en condiciones muy heterogéneas.

En esta coyuntura, la mayoría de la población trata de sobrevivir -día a día- teniendo en frente a un enemigo común. Esta situación no es igual para todos, me refiero a los que son dueños de negocios y grandes empresas que brindan servicios y productos por los cuales siguen cobrando los mismos precios. Así que ellos no pierden con la pandemia.

Para los empresarios que son dueños de servicios de agua, energía eléctrica, telefonía, medicina, combustibles, educación, etc.; la pandemia les permite seguir lucrando desmedidamente.

Ellos, siguen percibiendo sus ingresos como si la situación de crisis que atravesamos fuera normal, y por eso siguen cobrando al 100% por los servicios o productos que brindan.  

No adoptan una tarifa social o descuentos ¨especiales¨, que son urgentes y necesarios en este tiempo de emergencia. La pandemia del Covid-19 nos afecta a todos sin distinción y con mayor incidencia  a la población que ha perdido sus puestos de trabajo -temporales o permanentes- y  se les hace muy difícil afrontar cada día para brindar el mínimo sustento a sus hijos, como es el alimento.

Me contaba una señora que en este tiempo, en un hogar donde hay varios hijos, tener alimento es sinónimo de competencia, y si no hay alimento como es lógico, los más pequeños lloran.

¿Hasta cuándo vamos a seguir así?  Si no se adoptan medidas de emergencia a fin de evitar que siga creciendo la precarización de la economía de los más vulnerables, de los miles de ciudadanos que de la noche a la mañana se han sumergido en la pobreza o han caído en la extrema pobreza, el sufrimiento crecerá.  Y el gobierno debe y puede  hacer mucho más en este sentido.

¨Costos de productos y servicios más justos¨, reclama la población, no para vivir, sino para seguir sobreviviendo. Es tiempo de hacer ajustes, se necesita precios de productos y servicios con tarifas  sociales. Urge la solidaridad de los empresarios y dueños de negocios. Y hay que exigir que esos servicios sin los cuales no podemos vivir bajen sus tarifas. Sino cada vez menos gente podrá pagar por ellos y la crisis será aún peor.