Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La violencia cotidiana contra las mujeres

Foto ©Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Publicado el 25/11/2012

Como todos los años, el 25 de noviembre se conmemora el Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, fecha que nos recuerda el asesinato, en 1960, de las hermanas Mirabal por los sicarios de la sanguinaria dictadura del dominicano Rafael Lopez Trujillo a quienes éstas se oponían, fecha instaurada por la ONU para sensibilizar al mundo sobre el impacto de los innumerables actos de violencia que se cometen de manera cotidiana contra las mujeres.

La violencia contra la mujer es una de las principales taras de la humanidad, y en muchas sociedades y culturas sigue siendo considerada como una práctica normal e incluso como un derecho de los hombres, en especial de los padres y esposos, para quienes las mujeres siguen siendo seres que deben estar subordinados y sometidos a su voluntad.

En nuestro país, la violencia contra la mujer atraviesa todos los estratos sociales, pueblos y culturas, y no hay mujer que no esté expuesta a ella. Incluso ha llegado a ser un instrumento de política pública como ocurrió durante las campañas de esterilización forzada promovidas por el gobierno de Alberto Fujimori en los noventa o las violaciones cometidas por miembros de las Fuerzas Armadas en los años de la lucha contrasubversiva. Hechos que continúan impunes hasta la fecha.

Pero la violencia también es alimentada y transmitida a diario por los grandes medios de comunicación que no tienen reparo en mostrar estas situaciones sin tener ningún respeto a la dignidad de las mujeres víctimas de violencia, así como acostumbran a exacerbar los ánimos de la ciudadanía contra aquellas mujeres que están involucradas en algún proceso judicial. Muchas veces con el único interés de ganar más sintonía o vender más diarios, poniendo por encima el escándalo o señalando a las mujeres como las únicas responsables del maltrato recibido.

En Noticias SER, queremos aprovechar esta fecha, para expresar nuestra solidaridad con las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia, así como señalar que no basta con las diversas iniciativas que existen, muchas veces desde la sociedad civil; sino que es necesario contar con políticas públicas nacionales que luchen contra la erradicación de este tipo de violencia, para lo cual no son suficientes los discursos y planes, si es que estos no cuentan con los recursos, capacidades y presupuesto para ser implementados.