Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Los oscuros y cínicos financistas de la política

Foto: La República

Las recientes revelaciones sobre las entregas de dinero a Keiko Fujimori y su partido político Fuerza Popular, realizadas por los empresarios Dionisio Romero Paoletti del grupo Credicorp y Vito Rodríguez del Grupo Gloria, en el marco de las campañas presidenciales de los años 2011 y 2016, no constituyen una novedad salvo en los montos millonarios que por fin son conocidos por el país, gracias al trabajo del equipo de fiscales a cargo del caso LavaJato.

En efecto, si algo ha caracterizado el financiamiento de la política en nuestro país, ha sido el sistemático ocultamiento de los montos reales de los aportes y la identidad de los aportantes por parte de las organizaciones políticas receptoras, que quebraron una y otra vez el marco legal que dispone declarar todos los recursos recibidos, aprovechando al mismo tiempo la escasa diligencia de los organismos fiscalizadores electorales.

Por supuesto, las cuantiosas sumas de dinero facilitadas a partidos como Fuerza Popular y otros, no constituyeron actos gratuitos de generosidad de los empresarios involucrados o respondieron a una preocupación verdadera por el futuro de nuestra nación, como algunos pretenden hacernos creer con un cinismo que muestra el desprecio que estos personajes sienten por la ciudadanía. Todo lo contrario, el financiamiento otorgado a favor de ciertos grupos y el secretismo que rodeó este tipo de actos, respondió al objetivo de proteger los intereses empresariales, para lo cual no dudaron en intervenir en las campañas, aunque ello implicaba infringir una serie de normas públicas y corporativas.

Por otro lado, sería iluso creer que los únicos involucrados en estas prácticas ilegales son Romero, Rodríguez y Fujimori. Las investigaciones deben continuar para que la ciudadanía tenga pleno conocimiento de quiénes son todos los financistas ocultos de la política y cuáles son sus verdaderos intereses para favorecer tal o cual grupo.

En Noticias SER creemos que el camino a una nueva forma de hacer política pasa necesariamente por transparentar las fuentes de financiamiento electoral. Ello evitará el ingreso de fuentes ilícitas de dinero, pero también pondrá límite a la intervención oculta de ciertos personajes como las cabezas de los grupos Credicorp o Gloria, cuyo poderío económico les hace creer que están por encima de la ley.