Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Consultor en Cooperación al Desarrollo

Macri y Moreno: historias paralelas

La historia económica y política reciente de Ecuador y Argentina parecen tener muchos aspectos en común. Hasta hace muy poco eran gobernados por el progresismo siendo parte de lo que la CEPAL o la SEGIB han denominado la “década ganada” por sus logros sociales. En las últimas elecciones parecía que sus caminos se dividían, mientras que en Argentina (2015) ganó Mauricio Macri, opositor al “kirchnerismo”; en Ecuador (2017) el triunfo fue para Lenin Moreno, quien se presentaba por el “correísmo”. Debido al “viraje ideológico” de Moreno, las historias de ambos países vuelven a estrecharse, aunque ahora sólo parecen cosechar críticas.

 

En Argentina, el gobierno de Macri aplicó medidas de ajuste económico, lo que llevó a una contracción de la demanda, incertidumbre, fuga de capitales, cierre de PYMEs, recortes a la salud, ciencia y educación, la devaluación del peso, una inflación arriba del 50%, la disminución del salario real, el aumento del desempleo, la pobreza y la indigencia. Todas las medidas fueron equivocadas. El camino de Ecuador fue más o menos similar, ajuste al gasto público, reducción del tamaño del Estado, “tarifazos” al precio de la gasolina, flexibilización laboral, exoneraciones tributarias a los grandes capitales, lo que ha provocado, también, una reducción de la demanda y desaceleración económica (el BCE estima un crecimiento en el 2019 de 0,2%). Ambos países suscribieron, entonces, acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a cambio de aplicar su “receta”: profundizar aún más las medidas económicas ya aplicadas[1][2].

 

Ambos mandatarios asumieron también el discurso de lucha contra la corrupción lo que derivó en la judicialización de la política (lawfare); es decir, la persecución a sus adversarios políticos. En Argentina, el objetivo es Cristina Fernández de Kirchner para lo cual fue funcional la presencia del juez Bonadío, ahora acusado de ser parte de una red encargada de extorsionar a empresarios para que declaren contra la ex presidenta a cambio de no ser involucrados en las causas judiciales[3]. Dentro de las evidentes persecuciones están las de Milagro Sala (líder de “la Tupac” en Jujuy y diputada del Parlasur), Amado Bouduo (ex vicepresidente de la Nación) y Facundo Jones Huala (líder mapuche extraditado a Chile y condenado a 9 años de prisión). En Ecuador, el caso más claro es la prisión sin pruebas, hace más de año y medio, de Jorge Glas, quien fue compañero de fórmula de Moreno. Sin embargo, qué duda cabe que el objetivo principal es Rafael Correa, quien enfrenta más de 12 acusaciones judiciales. Actualmente, sobre el ex presidente pesa una orden de prisión preventiva por el caso “arroz verde”. La primera solicitud de arresto a la Interpol, por un caso de secuestro, fue rechazada por dicho organismo[4] lo que significó un duro golpe al morenismo. Otros sonados casos son: la entrega al Reino Unido del ciudadano ecuatoriano, Julian Assange[5], violando la ley ecuatoriana que prohíbe la entrega de uno de sus ciudadanos a otro país; la prisión preventiva del sueco Ola Bini, cuyo delito parece ser su amistad con Assange; o el pedido de prisión para el ex canciller Ricardo Patiño. Merece especial atención, por el flagrante atentado contra la institucionalidad, el caso de los 4 consejeros separados – ilegalmente – del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS). En este caso, la pregunta 3 de la consulta popular de 2018[6] daba la posibilidad al presidente – en caso la consulta fuese favorable – de cesar a los miembros del CPCCS (quienes eran acusados de responder a Correa) y conformar un CPCCS-T, el cual fue – finalmente – afín al gobierno. El CPCCS-T cambió a los jueces de la Corte Constitucional, a los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE), a jueces del Tribunal Contencioso Electoral (TCE), a vocales del Consejo de la Judicatura, al Defensor del Pueblo, al Fiscal de la Nación, entre otros. El marzo del presente año se eligió, por voto popular, a los nuevos consejeros. Cuatro de ellos, considerados “correístas” (o “antimorenistas”), fueron separados por proponer investigar la actuación del CPCCS-T. Es decir, los miembros de los organismos elegidos por el transitorio separaron a quienes querían realizar tareas de fiscalización.

 

Pero si quedan dudas sobre la persecución a sus adversarios, miremos la pasividad de la justicia para investigar al gobierno de turno. En Argentina existen varias causas abiertas al presidente Macri, como el caso Correos Argentinos, donde el gobierno condonó la deuda existente… a su padre! También el caso de los Panamá Papers o las estafas de los parques eólicos o los peajes[7]. En Ecuador, existen importantes indicios que el presidente podría haberse beneficiado de coimas en lo que se ha denominado INA Papers (en referencia a las últimas tres letras de los nombres de las tres hijas del presidente)[8].

 

Pero no sólo el camino que recorren es paralelo, también los métodos utilizados para atacar a sus adversarios políticos son similares. En 2018, el chofer de un funcionario kirchnerista presenta a periodistas oficialistas (TN) una fotocopia de 8 cuadernos (manifiesta quemar los cuadernos en el parrillero de su casa) y, posteriormente, al juez Bonadío. Estos cuadernos, supuestamente, reflejan el esquema de corrupción durante el período 2003-2015. En Ecuador, hace pocas semanas apareció un cuaderno en la casa de una ex asesora de Rafael Correa que contendría todo el esquema de corrupción en el período 2012-2016. A diferencia de Argentina, lo escrito es narrado en tiempo presente, aunque fueron escritos en 2018. De acuerdo a la denunciante, el cuaderno fue escrito en un “impulso” en un vuelo Quito-Guayaquil (de sólo 35 minutos) y salió a la luz después de 20 días de estar detenida.

 

Quizá este paralelismo tenga nombre: Jaime Durán Barba. Si no conoce al personaje pues es un asesor político ecuatoriano que desde hace más de una década maneja las campañas electorales de Mauricio Macri, y según sus propias declaraciones, asesor de Lenin Moreno.

 

El colofón del paralelismo es que la actuación de ambos gobiernos está siendo castigada por la población. En Argentina, la dupla Fernández-Fernández aventajó en 15 puntos a la dupla oficialista Macri-Pichetto. Aunque estas sólo fueron las primarias, la tendencia es irreversible, más aún si miramos las últimas encuestas. En Ecuador, de acuerdo a Perfiles de Opinión, Moreno tiene una popularidad de 22,3%, manteniendo una tendencia importante a la baja. Moreno actualmente se sostiene por la alianza con el Movimiento CREO de Guillermo Lasso, y del Partido Social Cristiano (PSC) de Jaime Nebot, adversarios políticos en las elecciones de 2017.

 

[1] https://www.nodal.am/2019/07/obstaculos-al-crecimiento-el-programa-del-fmi-en-ecuador-por-mark-weisbrot-y-andres-arauz/

[2] https://www.nytimes.com/es/2019/08/19/espanol/opinion/economia-argentina.html

[3] https://www.lapoliticaonline.com/nota/120077-bonadio-se-puso-a-disposicion-de-ramos-padilla-en-el-causa-de-espionaje-ilegal/

[4] https://elpais.com/internacional/2018/12/05/actualidad/1544035653_838680.html

[5] https://defend.wikileaks.org/es/2019/04/16/declaracion-de-la-asociacion-americana-de-juristas-sobre-el-arresto-de-julian-assange/

[6] ¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para reestructurar al Consejo de Participación Ciudadana v Control Social, así como dar por terminado el período constitucional de sus actuales miembros, y que el Consejo que asuma transitoriamente sus funciones tenga la potestad de evaluar el desempeño de las autoridades cuya designación le corresponde pudiendo, de ser el caso, anticipar la terminación de sus periodos de acuerdo al Anexo 3?

[7] https://www.pagina12.com.ar/208754-cuales-son-las-causas-por-corrupcion-que-involucran-a-macri

[8] https://defend.wikileaks.org/es/2019/04/04/ecuador-tuerce-los-vergonzosos-documentos-de-ina-papers-como-pretexto-para-expulsar-a-assange/