Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Minería ilegal ¿sin interdicción?

A inicios de octubre tuvimos amenazas de paro de mineros informales/ilegales y en el proceso de diálogo se lograron consensos, algunos de los cuales evidenciaron un aparente acuerdo: el rechazo a la minería ilegal; es decir, aquella informalizable, la que no podrá estar amparada en procesos de formalización, la que opera en zonas no permitidas como áreas protegidas, cursos de los ríos o humedales y por tanto perfectamente interdictable.

Luego de ese acuerdo, el mismo que fuera suscrito en el acta de fecha 4 de octubre, en cuyo punto 4 se señaló que continuarían las interdicciones de la minería ilegal  en zonas prohibidas de Madre de Dios (y también en Puno), el mismo que fuera confirmado por el primer ministro Jiménez y diversos representantes de los ministerios a través de diversos medios de comunicación y páginas institucionales con el mensaje: Interdicción a la minería ilegal continuará en todo el territorio nacional  (http://www.minem.gob.pe/descripcion.php?idSector=1&idTitular=5731).

Han pasado varias semanas de las mediáticas imágenes de acciones de interdicción en Madre de Dios y en Huánuco. Sin embargo, no hemos vuelto a ver ninguna acción con la misma fuerza en las zonas prohibidas o no permitidas de Madre de Dios, menos en Puno; en el caso de este último se afirmó nuevamente una lucha frontal a la minería ilegal (http://www.larepublica.pe/14-10-2013/anuncian-interdiccion-contra-mineria-ilegal-en-puno). Han pasado casi tres semanas y no se ve ningún accionar o un verdadero interés de responder a lo declarado, pues como siempre nuestras políticas nacionales están al vaivén de los temas mediáticos, los cuales, una vez dejado de lado por la prensa, continúan como siempre sin respuestas efectivas y dilatando la aplicación de las normas que se autoimpusieron nuestras autoridades.

Mientras tanto, tenemos nuevos proyectos de Ley como  el N° 2805/2013-CR, presentado por el congresista nacionalista Tomas Zamudio, a fin de modificar el Decreto Legislativo 1105 emitido por el gobierno en el marco de la delegación de facultades para legislar en materia de minería ilegal y que regula el proceso de formalización de la pequeña minería y minería artesanal. En concreto, el objetivo de la iniciativa parlamentaria sería ampliar en 12 meses adicionales el proceso de formalización minera hasta abril del año 2015 y, por otro lado, pretende forzar al titular de una concesión a otorgar o suscribir un contrato de cesión o de explotación con un minero invitado, o invasor, a fin de ‘facilitar’ derechos y hacer que estos últimos avancen en el proceso de formalización, lo cual atentaría contra la propiedad privada.

Resulta como siempre cuestionable este tipo de iniciativas, pero más preocupante resulta la inacción de las autoridades llamadas a enfrentar la minería ilegal, quienes han anunciado en todos los espacios una real y verdadera formalización –como nunca o como nadie- y una lucha contra la minería ilegal. Sin embargo, pasado el conflicto y los escándalos mediáticos, no se visibiliza ninguna acción efectiva ni en Madre de Dios, ni en Puno, ni en el resto de la Amazonía peruana donde día a día se vienen destruyendo nuestros bosques, contaminando nuestras fuentes de agua y, por tanto, generando serios problemas de salud para la población que allí habita.