Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogada y activista feminista, especialista en género

Mujeres al CNM: No es demagogia, es igualdad.

El viernes pasado, en la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso y ayer lunes en la Comisión de Constitución y Reglamento, fue rechazada la propuesta de reforma del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), que establecía:  "la elección de los miembros del CNM garantiza una participación equilibrada de consejeros hombres y mujeres”;  presentada por el Poder Ejecutivo.

Fue lamentable oír los argumentos de la mayoría de congresistas que se oponían a la medida, haciendo gala de su machismo. Mulder (APRA) diciendo que  impulsar la participación de las mujeres es demagogia, otros tantos diciendo que se trata de meritocracia y capacidades, y no de ser hombre o mujer, como si las mujeres no las tuviéramos;  peor aún el fujimorista Mantilla diciendo que con esta medida se estaría vulnerando el derecho a la igualdad; explicaciones que demuestran su total desconocimiento sobre  la paridad  como herramienta para lograr que las mujeres participen de la vida pública y política de nuestro país, que sean parte de los espacios de toma de decisiones, de los que hemos sido excluidas durante siglos; asimismo, sin entender que se trata de un mecanismo para garantizar la igualdad real y  la democracia.

Es increíble que, quienes legislan nuestras vidas, ignoren las recomendaciones del Comité de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), ratificada por nuestro país; que determina que el Estado debe tomar medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra las mujeres en la vida política y pública del país; además que no tengan ningún respeto sobre el estándar nacional que establece la obligatoriedad de la cuota del 30% de mujeres en la participación política.

La congresista Glave de Nuevo Perú, que estuvo a favor de la medida, fue clara al explicar la necesidad de promover la participación de la mujeres en el CNM, tras descubrirse –audio mediante- que la vida de las niñas y las mujeres se negocia a través de las sentencias que absuelven a violadores; además reconociendo la importancia de que las mujeres tengan voz, estén presentes y planteen su mirada, porque es a nosotras a las que nos violan y matan, y somos quienes  afrontamos situaciones de discriminación, desigualdad y violencia

En medio de la crisis política es prioritario que las mujeres seamos parte de las reformas políticas y judiciales, además es necesario que nuestra voz se escuche, porque sin nosotras no hay democracia. ¡No es demagogia es igualdad!