Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fabiola Yeckting

Propósitos y despropósitos

La semana pasada, de crisis política, de aparición de los videos del congresista Mamani, que nos recordó los vladivideos y de renuncia del expresidente Kuzcynski, un tema que llamó la atención, fue el breve y poco autocrítico discurso que dio PPK, en el que dijo que no era culpable de la compra de votos en la que se le había querido involucrar, y agregó diciendo “Seguiré comprometido siempre con el desarrollo del país”. En esta frase las palabras de PPK sobre el desarrollo como cambio, transformación positiva o avance, se desdibujan para ser asociadas al modelo de libre mercado que a través del discurso oficial conllevó en la práctica al aprovechamiento, el servirse del puesto público y beneficiar a los clientes en una red de corruptela de coimas o prebendas con fines oscuros, como la compra de favores políticos, realizada con fondos del Estado. El nuevo presidente debe tener mucho cuidado con el contenido que le dará al discurso oficial sobre el desarrollo en el país y dar paso a la transparencia en la rendición de cuentas de los funcionarios públicos.

Gobierno de ancha base

La frase que estuvo circulando para una propuesta ideal de gabinete con profesionales de peso de diferentes vertientes, grupos o políticos y/o sectores sociales en el campo de su especialización, con probada y comprobada honradez, dispuestos/as a contribuir a la imagen de orden y rápidos reflejos que está dando Vizcarra, se degenera en la voz del dos veces presidente y próximo procesado por el caso de corrupción de la empresa Odebrecht en el Perú, Alan García Pérez, líder “natural” del Partido Aprista Peruano. El expresidente afirmó que PPK debió gobernar con la mayoría parlamentaria. En este sentido, es evidente su parcialidad con el partido naranja. Alan García no puede dar lecciones de gobierno porque si recordamos el conflicto generado por el mal manejo del Baguazo y su referencia a los ciudadanos de segunda categoría, su desconexión con la población evidencia su fracaso como político. Ciertamente, aciertan los analistas que se refieren a que el nuevo gobierno debe aprovechar su experiencia y vínculo con las regiones, debe ser democrático y plural siempre mirando hacia ellas. Al respecto, debe evitar reacomodos, secuestros o capturas políticas y mantener el equilibrio de poderes para una adecuada institucionalidad.

El empresariado y su esperanza en que Vizcarra destrabe los proyectos

 El sector minero espera que Vizcarra sea un rayo de luz para los conflictos porque logró el acuerdo para dar pase al proyecto Quellaveco de Anglo American en Moquegua y también que continúe el proyecto de Southern, por eso se espera que beneficie directamente a las empresas. Es importante recordar que si bien Vizcarra sostiene que parte del consenso y no del conflicto, puso condiciones a Anglo American a cambio de 1,000 millones de soles del cual destinó un porcentaje a obras; y en el caso del proyecto de Southern, debido a sus impactos ambientales, condicionó su permanencia -después de rechazos por parte de la empresa y hasta de un paro regional-, denominado como el Moqueguazo, a cambio de 36 millones de dólares que destinó principalmente a la educación. Así, hizo sentir su acuerdo con la población y su liderazgo como presidente regional. Lo cual es necesario antes de aceptar sin las adecuadas condiciones, evaluaciones y consulta, diversos proyectos.

Además, se mencionan grandes proyectos por destrabar en el sur andino como Majes Sihuas II y el aeropuerto de Chinchero, el cual antes de su renuncia como ministro fue anulado por sus adendas. El gobierno de Vizcarra deberá evaluar adecuadamente los proyectos y las ampliaciones en cartera, algunos cuestionados como Michiquillay, y sus condiciones. Por lo que tendrá que lidiar con los cuestionamientos y llegar a soluciones y acuerdos que permitan minimizar los impactos, regular las operaciones, y maximizar sus beneficios.

La reconstrucción en Piura

El presidente Vizcarra ha visitado la región Piura y ha señalado su compromiso con el proceso de reconstrucción. Ha señalado que hay asignados alrededor de 45 millones de soles, pero que hasta el momento solamente se ha destinado 2,5 millones, es decir, el 5%, y que se necesitarían 10 años para concluir las obras. Los afectados requieren pronto servicios básicos, saneamiento, vías de acceso. Sin embargo, advirtió debemos acelerar, pero hacerlo bien, sin generar sobrecostos. A ello también se suma la necesidad de delegar a los agentes locales la planificación de los procesos de reconstrucción, convocando para ello no sólo a las grandes, sino a las pequeñas y medianas empresas, y a la población para dinamizar la economía; y otorgar a la ciudadanía la capacidad de vigilancia sobre dicha inversión.

Retrocesos y bombas de tiempo que dejó PPK

Recordar también que antes de irse PPK y su gabinete firman resoluciones lesivas sobre diferentes temas cruciales. En contratos con empresas petroleras concesiones en condiciones que no son beneficiosas para el país, comparables por el congresista Dammert, con los contratos firmados sobre Brea y Pariñas y la International Petroleum Company en 1968. Como parte de la gestión del gabinete PPK se ha atentado contra la condición de los Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial PIACI recortando la protección e intangibilidad del territorio en la Reserva Territorial Kugapalori, Nahua, Nanti y otros al declarar el proceso de adecuación de la RTKNN como reserva indígena, sin establecer salvaguardas y garantías, que abre la posibilidad de que se amplíen las exploraciones en el lote 88 o que se creen más lotes de hidrocarburos en la reserva. Por otro lado, se ha desmontado la reforma educativa en el cual era clave el enfoque de género, necesario para educación con equidad, como tiro de gracia del período del exministro Idel Vexler y que afecta el cumplimiento del Plan de Igualdad de Oportunidades de Género y también fomenta la desprotección de comunidades indígenas.

El presidente Vizcarra necesita con su experiencia crear espacios de diálogo y consenso con la población, y generar desde el Estado instituciones que equilibren los contrastes entre los nuevos propósitos y los despropósitos del gobierno de PPK y sus aliados que han generado conflictos y disensos.