Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Qué ocurre al interior del gobierno regional de Puno?

El inicio de la nueva gestión al frente del Gobierno Regional de Puno a cargo del líder aymara Walter Aduviri Calizaya, viene tomando un inesperado ambiente de desgobierno al interior de la entidad encargada de liderar el desarrollo de la región, pues al décimo quinto día de su gestión ya se han realizado cambios de funcionarios recientemente nombrados en los principales puestos o cargos de confianza en el interior de dicha institución.

El primer cambio se inició con el puesto administrativo más importante de cualquier entidad, la gerencia general, a solo ocho días de asumir el cargo el sociólogo Jhenrry Soncco Justo, presentó su renuncia, y pese a haber manifestado que priorizó la salud de un miembro de su familia, dio la primera advertencia de que algo raro ocurría con la gestión de Walter Aduviri. Lo que se confirmó con la resolución que destituye al señor Marco Antonio Pérez, para nombrar en su reemplazo a Pablo Cesar Tapita Catacora, en la Dirección Regional de Transportes; siendo el cambio más reciente e incomprensible la renuncia del joven abogado Enrique Almonte Pilco, quien se encontraba al frente de la jefatura de la oficina de Recursos Humanos, siendo reemplazado por el señor Néstor Pacheco Mamani.

Estos cambios en tiempo record, denotan que el recientemente ungido presidente regional no ha logrado consolidar un equipo técnico capaz y eficiente para asumir los destinos de la región, o que no logra controlar algunas pugnas de poder e intereses de sus allegados.

Es importante señalar que la actual gestión tuvo tiempo de sobra para poder seleccionar el grupo de personas que asumirían las responsabilidades principales en el gobierno regional para realizar una buena gestión, ya que la victoria obtenida por Aduviri fue en primera vuelta; y fue el indiscutido favorito en todas las encuestas previas. Esto hubiera hecho preveer que ya contaba con un equipo de gobierno. 

De otro lado se sabe que el entorno más cercano del gobernador está conformado en su mayoría por los líderes que tomaron parte del “aymarazo” del 2011, y que estarían buscando impulsar una candidatura nacional de Walter Aduviri a la presidencia de la república en el año 2021, y una buena gestión regional sería ideal para tal fin, pero al parecer no cuenta con un equipo a la altura del reto.

Finalmente es oportuno acotar que durante los primeros días del año se han organizado hasta dos juramentaciones con invitados de Bolivia, Venezuela y China, hecho que no ha sido bien recibido por un sector de la población que considera estas ceremonias como parte de una parafernalia innecesaria. Lo que sí es importante es que se han realizado una serie de informes a la población sobre el estado de cómo se encontró el gobierno regional, aunque no queda muy claro cómo se van a corregir los errores de la anterior gestión sin un equipo estable. Por el bien de la región, esperamos que las grandes expectativas que la elección de Aduviri ha despertado en la ciudadanía puneña no se desvanezcan. Puno no puede perder cuatro años más.